Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Se conocieron nuevos detalles de la detención de 4 patoteros -2 de ellos menores- quien aparecen sindicados como los responsables del salvaje asesinato a facazos de un adolescente boliviano, de 15 años. Autoridades policiales de la D.D.I. de La Plata y de la Delegación Departamental de Investigaciones de Cañuelas estuvieron a cargo de los procedimientos. El crimen se registró en 2016 en la localidad bonaerense de Presidente Perón y los forajidos degollaron al pibe con el objetivo de robarle un teléfono celular.

Los voceros del departamento judicial de La Plata revelaron que dichos individuos están acusados de haber dado muerte a Mauro Veisaga Arispe, boliviano, de 15 años, en un terrible suceso que se registró el 9 de octubre de 2016. Trascendió que el hecho se produjo en el cruce de Berisso y Chascomús, en el citado distrito, en el sur del conurbano provincial, cuando el chico fue interceptado por estos despreciables individuos, quienes lo amenazaron con facas, exigiéndole la entrega de sus objetos de valor.

Aparentemente el jovencito se resistió al asalto y, por tal motivo, los malvivientes lo agredieron con esas armas blancas, aplicándole varios cortes en la región del cuello, para luego sustraerle su aparato de telefonía celular. De inmediato los atacantes huyeron, mientras que Veisaga Arispe tuvo que ser trasladado de urgencia hasta el Hospital Cecilia Grierson, en Presidente Perón, donde finalmente dejó de existir a raíz de sus graves heridas.

Varios procedimientos
Gracias a los diferentes datos aportados por los habitantes del humilde vecindario, los pesquisas lograron individualizar a los autores del crimen, estableciéndose entonces que eran integrantes de una sanguinaria patota, cuyos miembros se reunían habitualmente en un terreno conocido como Los Leones, en el denominado Barrio Las Lomas.

Según manifestaron los informantes, los servidores públicos, secundados por los efectivos del Grupo de Apoyo Departamental (G.A.D.) de San Vicente, de la comisaría de Presidente Perón y de la Policía Local de la zona, realizaron varios procedimientos, oportunidad en la que detuvieron a un menor llamado Angel Abel, de 16 años, conocido con el apodo de “Chucho”, a quien localizaron en una finca situada en el cruce de Dolores y Magdalena; en tanto en una vivienda ubicada en Lobos,  se apresó a un joven de nombre Daniel Sebastián, de 21 años y alias “Dani Platino”, quien se sospecha sería el líder de la despreciable gavilla.

A su vez, hubo otros 2 allanamientos en casas instaladas en las esquinas de avenida Atahualpa Yupanqui, entre 20 y 20 B, y en avenida 21 y Florencio Varela. Posteriormente, los restantes involucrados en el terrible ilícito, llamados Daniel Agustín, de 18 años y apodado “El Polaquito”, y un adolescente de nombre Franco Leandro, de 17, también finalizaron capturados por los investigadores policiales en las diligencias.