Una criatura de apenas dos años y ocho meses fue trasladada por su madre al hospital San José de Federación, en Entre Ríos, con aparentes signos de violación.

Todo comenzó cuando el menor se encontraba en la casa de su padre, y llamaron a su mamá para decirle que la criatura no paraba de llorar. Una vez juntos, el nene le contó a la madre que le dolía la cola, y además le habría relatado que allí jugaban a tocarse y a ponerse cosas en el ano.

Ante la consulta de su mamá, sobre con quién hacia esos juegos el pequeño lanzó el nombre del padrastro de su papá.

Debido a todo esta situación, y tras la respectiva atención médica los especialistas en salud iniciaron una denuncia, porque lo que luego se presentó en el hospital la fiscal Josefina Penon, de personal del CIAF y un médico forense para constatar las posibles lesiones físicas que pueda llegar a tener el menor.

Por último, y hasta el momento, el sospechoso no fue detenido ni interrogado por la policía. En tanto se investigan los hechos.