El presunto líder y otros cinco cabecillas de una organización criminal que se dedicaba al tráfico y la venta de drogas fueron detenidos en una serie de 12 allanamientos realizados por Gendarmería Nacional (GNA) en las provincias de Misiones, Corrientes y Buenos Aires.

El  " Operativo Yaguareté" desarticuló a la estructura de la organización que brindaba la logística para transportar grandes cantidades de drogas en camiones con doble fondos que fueron descubiertos en procedimientos realizados en 2017.


El 21 de marzo de 2017, a la organización se le incautó un camión térmico con cuatro toneladas de marihuana ocultas en el motor del equipo de frío de la unidad, en la ruta 14, a la altura del paraje correntino de Cuay Grande.


Los nuevos allanamientos fueron ordenados por la justicia federal y ejecutados ayer por el Escuadrón de Operaciones Antidrogas y otras unidades de la GNA.

Además de las seis detenciones, la fuerza federal secuestró marihuana, ocho vehículos, dos lanchas, dos motos de agua, dos cuatriciclos, armas de fuego, una gran cantidad de dinero en efectivo en moneda nacional y extranjera y documentación clave para la continuidad de la investigación.

La operación abarcó una extensa investigación geográfica y temporal en la que los miembros de la GNA fueron recolectando datos específicos sobre la organización delictiva a partir de seguimientos a sospechosos, vigilancias sobre sus movimientos y operaciones, tomas fotográficas de los involucrados, filmaciones y, por orden judicial, la intervención de más de 25 líneas telefónicas.

La inevestigación permitió establecer los alcances y composición de una estructura organizativa dedicada al tráfico de marihuana y cocaína que, tras ser ingresadas al país de manera clandestina, eran reacondicionadas para ser vendidas, principalmente, en la provincia de Buenos Aires.

La banda desarticulada ayer era conducida por un

s, lo que le permitía a la organización ocultar el estupefaciente que era comercializado dentro de grandes centros urbanos del país.

Junto con el cabecilla, según se pudo identificar mediante las pesquisas realizadas hasta ahora, participaban otras diez personas que formaban parte de este grupo criminal.


La investigación judicial estuvo encabezada por la Procuraduría de Narcocriminalidad (Procunar), a cargo del fiscal federal Diego Iglesias, y por el Juzgado Federal de Paso de los Libres, cuyo titular, Gustavo Fresneda, ordenó los allanamientos y las detenciones.

Los doce allanamientos se realizaron en diferentes domicilios de las ciudades correntinas de Ituzaingó y Gobernador Virasoro; las misioneras de Posadas y Oberá; y las localidades bonaerense de Quilmes y Santa Teresita.