Se realizó una riña de gallos en Quimilí, departamento de Moreno, provincia de Santiago del Estero. Tras un llamado la 911 porque además se estaban incumplimiendo medidas contra el covid, llegó la policía al lugar.

Los efectivos vieron un amplio rancho tapado con naylon negro que impedía ver hacia el interrior.

Al  llegar más de 30 hombres se fugaron, algunos abrazando sus gallos hacia las zonas de los montes donde los perdieron de vista.

Ell dueño de casa de apellido Chavez, de 35 años, admitió que había realizado un riña de gallo, que habían ido los galleros y los apaotadores de Quimili y localidades vecinas.

En el improvisado rancho de 32 metros cuadrados había una cancha con aserrín para la pelea de los animales. En el lugar solo había quedado un gallo encerrado en una jaula. 

El hombre le dijo a la policía que le cobró 100 pesos la entrada a cada uno de los galleros, la recaudación fue mayor a los 3 mil pesos.

La fiscal ordenó detenerlo por porner en riesgo la salud pública. Los vecinos dicen que se realizan reuniones ilegales de todo tipo.