Nicolás Pachelo, detenido este sábado por una serie de robos en el country Tortugas de Pilar, dijo haber ido a ese barrio porque tenía una cita con una mujer casada e incluso que entró a orinar en una de las casas asaltadas, pero negó haber sido el autor de los hechos, informaron fuentes judiciales y su defensa.

El también imputado por el crimen de la socióloga María Marta García Belsunce, consumado en 2002, declaró durante dos horas y media ante el fiscal Martín Otero, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 1 de Pilar como acusado de una serie de cuatro robos cometidos el fin de semana de Semana Santa en el country Tortugas. 

Tanto fuentes de la investigación como su abogado, Roberto Ribas, contaron a Télam que Pachelo sólo admitió haber estado dentro de ese barrio cerrado –al que conocía porque allí vivió de niño- el jueves 30 de marzo.

“Dijo que ese día habrá llegado alrededor de las 2 de la tarde y que luego llego a su casa como a las 11 de la noche. Tenía una cita con una mujer que vive en el barrio y de la que no dio nombre porque es una mujer casada”, dijo a Télam Ribas.

El abogado también reveló que Pachelo admitió haber estado “andando en bicicleta paseando dentro del country” e incluso haber cambiado de rodado porque una de ellos funcionaba mal.

Es que de acuerdo a fuentes de la investigación, uno de los videos que más compromete a Pachelo y en el que fue reconocido por dos testigos –entre ellos un hermanastro que vive dentro de ese country-, es uno en donde se lo ve con ropa secuestrada en su casa, andando en bicicleta.

Una fuente judicial indicó que “lo curioso es que una de las bicicletas quedó abandonada en una de las casas robadas, y de esa vivienda se llevaron otra bicicleta con la que fueron a robar a otra de las casas”.

Pero lo más curioso de la indagatoria de este domingo para los investigadores judiciales fue que Pachelo reconoció que haber entrado a una de las casas asaltadas, la de Osvaldo Brucco, dueño del restaurante Gardiner de costanera norte, con la curiosa explicación de que ingresó porque se estaba orinando.

“Entró a orinar a una casa pero que estaba en refacción y que no fue violentada para su ingreso. Fue a la planta baja”, dijo a Télam el abogado Ribas.

De esa vivienda se llevaron una caja fuerte que contenía al menos 40.000 dólares, euros, relojes y alhajas, y según fuentes de la investigación, un hombre con las mismas ropas que el que quedó filmado andando en bicicleta y fue reconocido como Pachelo, se lo ve huir con el cofre robado bajo el brazo.

“Mi cliente es inocente y nada de lo que le secuestraron en su departamento es parte de lo robado en Tortugas. Tampoco lo pueden involucrar en los robos en la casa del banquero y en lo de la hermana del intendente, porque ese día Pachelo no estuvo”, dijo Ribas.

Pachelo quedó detenido acusado del delito de “robo agravado por efracción”, que prevé una pena máxima de 10 años y que al tener antecedentes penales lo más probable es que quede detenido.

El fiscal Otero también indagó este domingo al segundo detenido de la causa, el cuidador de caballos Ernesto Fabián Suárez (38), sospechado de facilitarle el acceso a Pachelo en Tortugas para cometer los ilícitos, pero también negó los cargos y se declaró inocente, según las fuentes.

Pachelo (41) fue detenido esta sábado por la tarde por efectivos de la Sub DDI y de la comisaría 4ta. de Pilar en el piso 11 de un edificio ubicado en la avenida Del Libertador 184, del barrio porteño de Retiro, el mismo departamento donde en 2003 su madre Silvia Ryan se suicidó arrojándose al vacío.

Entre las víctimas de los cuatro robos que hubo en Tortugas, se encuentran además del empresario gastronómico Brucco; Arturo Piano, director ejecutivo del Banco Piano; y Jaqueline Ducoté, hermana del intendente de Pilar, Nicolás Ducoté.

El ex vecino del country Carmel de Pilar fue indagado en octubre pasado, antes de que precribiera la causa, junto a su ex esposa, Inés Dávalos Cornejo (39) y cinco vigiladores, como sospechosos de ser los autores del crimen de María Marta García Belsunce, cometido el 27 de octubre de 2002.

La hipótesis de los fiscales María Inés Domínguez es que Pachelo, su ex y los vigiladores cometieron el crimen cuando María Marta los sorprendió robando dentro de su casa. 

Por su parte, en diciembre de 2015 fue detenido por la Policía Federal acusado de ser uno de los dealers en las “Quinta Fest”, causa por la que fue procesado por tráfico ilegal de sustancias estupefacientes, y por el que será juzgado por el Tribunal Oral Federal 1 de San Martín.

En tanto, Pachelo acordó en un juicio abreviado en la ciudad de Buenos Aires una pena de cuatro años de cárcel por una serie de robos en las casas de sus amigos y que lo llevó un par de años a la cárcel desde mayo de 2004 hasta el año 2006.