El juez de Villa Gesell David Mancinelli descartó este viernes el agravante de "homicidio por placer" al dictar la prisión preventiva de los ocho acusados de matar a Fernando Báez Sosa, aunque consideró que el crimen fue cometido con "premeditación y alevosía" aunque "no pudo probarse el placer".

Manicelli no incorporó el agravante solicitado por los abogados de la familia de Báez Sosa al considerar que ni éste ni el de "odio racial" pudieron probarse por ahora en la causa.

"No observo abastecido el elemento subjetivo que exige la figura, esto es, la finalidad de satisfacer el deseo de sentir placer, pues, más allá de la forma de exteriorizar sus comportamientos previo al ataque (...) no resultan suficientes a los fines de configurar el delito", explicó el juez sobre "el placer".

En cuanto al odio racial, indicó: "La figura requiere para su configuración que (...) haya sido la motivación principal de la muerte; circunstancia que no acontece en autos".

De todas maneras, la calificación por homicidio agravado enfrenta a los rugbiers a una eventual condena a prisión perpetua en caso de ser hallados culpables en un juicio.

Prisión preventiva para los ocho rugbiers por el crimen de Fernando by Crónica on Scribd

Mancinelli dictó la prisión preventiva para los ocho rugbiers por el delito de "homicidio agravado por el concurso premeditado de más de dos personas y alevosía". Por lo que Máximo Thomsen (20), los hermanos Ciro (19) y Luciano (18) Pertossi, su primo Lucas Pertossi (20), Blas Cinalli (18), Enzo Comelli (19), Matías Benicelli (20) y Ayrton Viollaz (20), permanecerán detenidos en una unidad carcelaria mientras continúa el proceso.

Además, el juez de Garantías decidió no hacer lugar a los distintos pedidos de nulidades que había planteado Hugo Tomei, el abogado defensor de los rugbiers. 

Fuente: Télam