En menos de dos horas los llamados patachorros cometieron un raid delictivo en la ciudad de La Plata, pero tras una persecución chocaron y, pese a tirotearse con la policía, terminaron detenidos.

Todo comenzó en La Plata a las 20.10 del viernes pasado, cuando los cinco delincuentes irrumpieron en una casa de 51 entre 27 y 28, tras sorprender a un hombre que entraba el auto en el garaje. A él y a su mujer les quitaron 20.000 dólares, 3.000 pesos, celulares y alhajas.

Casi una hora después entraron con violencia en una vivienda de 15 entre 473 bis y 474, encañonando a un joven de 23 años y a su hermana. La víctima, Mariano Vizcarra, dijo que "sentimos como una explosión, probablemente de la patada en la puerta".

Los ladrones entraron justo después de que salieron de la casa el padre de los hermanos, Marcelo Vizcarra, y su mujer. E insistieron con un único pedido: "Dame la plata". Según Mariano, "tres de ellos me ordenaron ir hacia la planta alta, donde uno me puso una pistola en la cabeza. Les ofrecí que se llevaran celulares y el auto, pero querían dinero".

En ese tironeo, uno le dio al joven un fuerte culatazo que le abrió "un pequeño corte", explicó. Al final, "fue mi hermana quien les reveló dónde estaba la plata, que se llevaron apurados -a los 5 minutos- junto con varias alhajas, tres relojes y un mini Ipad", agregó. Según Marcelo, "nos robaron 165.000 pesos, de ahorros de muchísimos años".

Su hijo Mariano jugó varios años al fútbol en las juveniles de Gimnasia hasta llegar a la Reserva y tuvo un paso también por el club Villa San Carlos. Su representante le está buscando club en España.

Apenas veinte minutos después de este asalto la banda ingresó a una finca de 421 bis entre 8 y 9, donde sorprendieron a una mujer y a su hijo para robar 60.000 pesos, celulares y una PlayStation. Podrían haberse ido con todo eso, pero prefirieron dar un par de golpes más. A las 21.35 intentaron barretear la puerta de una casa de 506, 17 y 18, cuya dueña advirtió la maniobra a tiempo y pidió ayuda a los gritos, lo que puso en alerta a los vecinos y a los intrusos.

Frustrados, huyeron. A las 22 probaron suerte de nuevo en otra casa de la calle 504, con el mismo resultado. Para entonces, algunas de las víctimas anteriores ya habían denunciado sus casos al 911 y cursado datos de los autores y el Aircross en el que se movilizaban, información que ayudó a desplegar un impresionante operativo cerrojo del que participaron móviles del Comando de Patrullas, la Policía Local y las comisarías de la Distrital Norte.

En Camino Centenario los efectivos localizaron el coche y comenzó una persecución que terminó en la Rotonda de Alpargatas, donde los delincuentes chocaron. Bajaron rápido e intentaron escapar a los tiros, lo que desencadenó un enfrentamiento en el que no hubo heridos. Después de un rato, todos terminaron detenidos. La policía secuestró dos revólveres cargados, el coche con pedido de secuestro de la comisaría 2ª de Quilmes, un reloj de plata, dos teléfonos celulares, tres tarjetas SUBE y apenas 685 pesos.