El Tribunal Penal de Oberá condenó a prisión perpetua a los tres imputados por la llamada Masacre de Panambí, el letal asalto que les costó el 25 de mayo de 2014 la vida al maderero Oscar Carlos Knack (44), a su esposa Graciela Mojsiuk (42) y a dos de los hijos de la pareja, Bianca (12) y Cristian (25).

Los cuatro fueron quemados vivos por una banda de ladrones. Desde su lugar de querellante, Carlos Knack, el único sobreviviente de la matanza, siguió la lectura del fallo y estuvo durante todo el juicio. Hubo que hacer un segundo debate por un accidente doméstico que sufrió el juez y no pudo seguir.

El chapista Marcial Alegre, el prefecturiano retirado Pablo Julio Paz y Juan Ramón Godoy fueron considerados coautores de los delitos de “robo calificado por el uso de armas y por haber sido cometido en poblado y en banda” y “cuádruple homicidio calificado por ensañamiento y por haber sido cometido para procurar la impunidad”.

El tribunal también pidió que se remita a la justicia de instrucción las partes pertinentes de la declaración del testigo Sergio Elías Machado para que se investigue si tuvo alguna relación con el hecho. Oscar Carlos Knack, Graciela Mojsiuk y sus hijos Bianca y Cristian fueron brutalmente golpeados y luego quemados vivos por una banda que les robó 460.000 pesos que habían cobrado por la venta de una carga de madera. Se investiga si hubo un entregador.