Según los primeros reportes, el tiroteo se inició en Saladillo y Emilio Castro, a una cuadra de la General Paz en el barrio porteño de Liniers. Y allí, comenzó la persecución policial que terminó con el auto impactando a la altura de Carhué al 900, en el mismo barrio.

 

    

El saldo de la balacera entre los ladrones y la policía fue  un ladrón muerto, otro herido y también personal policial con algún impacto de bala. 

El delincuente abatido por la policía.

A su vez, el auto en el que escapaban los malvivientes, impactó contra una columna y se prendió fuego.

Los bomberos sofocan las llamas del auto.

Por ahora, se desconocen los motivos por los cuales comenzó el tiroteo y posterior persecución.