Semanas atrás, en el barrio porteño de Villa Lugano, un Citroën C4 color bordó con dos ocupantes evadió a personal de la división Sumarios y Brigadas de la Comisaría Comunal 8 de la Policía de la Ciudad, dando inicio a una persecución que se extendió por avenida Roca y la General Paz hasta la intersección con la Autopista Ricchieri, en donde los sospechosos fueron interceptados.

Al momento de la requisa, dentro del vehículo fue encontrada una bolsa negra con un ladrillo de un kilo de cocaína, que tenía el logo de la silueta de un tiburón. Además fueron encontrados ocultos dos envoltorios con otros 700 gramos de la misma sustancia, totalizando un secuestro de 1,7 kilogramos.

En cuanto a los ocupantes, un ciudadano peruano de 28 años y otra joven de 19, fueron detenidos y puestos a disposición de la justicia. 

Dada la cantidad de droga secuestrada y el logo en su embalaje, el juzgado Criminal y Correccional Federal N° 2 a cargo del Dr. Ramos dispuso investigar la posible existencia de una organización narco-criminal y, en tal caso, escalar hacia los eslabones superiores de la cadena de distribución. 

Por este motivo el magistrado libró órdenes de allanamiento sobre cuatro domicilios, dos en la Ciudad y dos en la Provincia de Buenos Aires, las cuales fueron cumplimentadas por efectivos de la misma división. 

Los operativos se desarrollaron simultáneamente en el asentamiento Barrio 20 de Villa Lugano, en Villa General Mitre y en las localidades bonaerenses de Villa Madero y Villa Celina, dejando como saldo el secuestro de un ladrillo compactado de cocaína de 500 gramos, una balanza de precisión, 11 teléfonos celulares, rollos de nylon transparente y de aluminio, agendas con anotaciones y documentación de interés para la causa.