La localidad bonaerense de Pablo Podestá, en el partido de Tres de Febrero, se convirtió en escenario de un dramático suceso, ya que un changarín peruano fue detenido por las autoridades policiales al establecerse que violaba a su hija, de 16 años.

El individuo había retirado a la adolescente de su escuela y los pesquisas tuvieron que realizar una intensa búsqueda en la zona, luego de una denuncia de la madre de la jovencita.

De acuerdo con lo revelado por los voceros de los tribunales de San Martín, la odisea de la menor se descubrió el viernes pasado, cuando su progenitor la retiró, casi por la fuerza, de la Escuela de Educación Media N° 13, situada en el cruce de Juan XXIII y Santos Vega.

Ante la tardanza de la chica en regresar a su vivienda, su madre, llamada Filipa -una mujer peruana, de 35 años- se apersonó en la comisaría de Pablo Podestá y les afirmó a los efectivos de seguridad que desconocía el paradero de su hija, aunque sospechaba que se hallaba en compañía de su padre (la pareja se encuentra separada y la Justicia le había dictado al hombre una prohibición de acercamiento).

Como consecuencia de la situación, los servidores públicos implementaron un procedimiento de búsqueda, hasta que localizaron a la adolescente y al hombre en un quiosco ubicado en proximidades de la esquina de Coronel Julio Moreno y Río Salado. Momentos después, la piba confesó que el individuo la violaba desde hacía 2 años, mientras que su madre señaló que siempre había tenido sospechas de los abusos. Por este motivo, el sujeto acabó apresado.

Intervino en la causa, que fue caratulada “Violación agravada por el vínculo”, el doctor Mario Alfredo Marini, fiscal de la Unidad Funcional N° 14 -temática de delitos sexuales- del departamento judicial de San Martín.