En una movida que deja en una delicada situación al presidente de la Corte Suprema, Ricardo Lorenzetti, el oficialismo del Consejo de la Magistratura aprobó la suspensión y el enjuiciamiento del camarista Eduardo Freiler, una de las espadas judiciales del kirchnerismo, aprovechando que el reemplazante de un consejero peronista desplazado no había tenido tiempo de asumir en su lugar.

Freiler, de la Sala I de la Cámara Federal del fuero penal, es sospechoso de mal desempeño y presunto enriquecimiento ilícito.

La sesión del jueves tuvo su pico de escándalo cuando Carlos Mahíques, representante del Poder Ejecutivo en el cuerpo, decidió alterar el orden del día para dar prioridad al caso Freiler, con la certeza de que ganarían la votación por ausencia del representante del PJ, senador Mario Pais, quien en ese momento esperaba en el palacio de la calle Talcahuano a que Lorenzetti le tomara juramento.

En efecto, el oficialismo ganó la votación por 8 votos contra 4, logrando los dos tercios gracias a que el plenario se llevó a cabo con 12 miembros en lugar de 13, por ausencia de Pais. El consejero del Frente para la Victoria, Rodolfo Tailhade, entonces, encaró a la presidenta del cuerpo, Adriana Donato: "Usted se quiere cargar un juez. No tienen límites", acusó, desatando el griterío de sus pares.

La inexplicable demora de Lorenzetti, que según Donato estaba avisado de que Pais iría el jueves a la sede de la Corte para asumir como consejero, disparó las suspicacias. Es que, los anteriores intentos de suspender a Freiler, pese a tener aval de la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo, habían fracasado por no llegar a reunir los 9 votos necesarios para los dos tercios de los 13 miembros del Consejo. Pero con 12 sí juntaron los dos tercios, dejando al polémico Freiler a tiro de ser enjuiciado.

No bien Mahíques propuso tratar en primer lugar el dictamen que pide el inicio del proceso de remoción y suspensión de Freiler, Tailhade denunció "un plan orquestado para cargarse un juez de la Nación, mientras se espera que al senador Pais se le tome juramento".

Según lo que trascendió, el consejero kirchnerista deploró a voz en cuello el procedimiento, considerando "evidente que lo único que le interesa es el juicio político a Freiler". Según Tailhade, "apresuraron los tiempos para comenzar con este tema el plenario, cuando ocupaba el décimo lugar". No conforme con eso, también le reprochó a Donato avalar la moción de Mahíques: "Es una vergüenza, una barbaridad, un enchastre lo que están haciendo", dijo.