Un policía de 50 años asesinó de un tiro en la cabeza a su expareja , a quien le disparó con su arma reglamentaria frente a uno de sus tres hijos , tras lo cual se suicidó , en la localidad santafesina de Murphy .

La víctima fue identificada como María del Carmen Espíndola (42), quien se convirtió en la tercera víctima de un femicidio ocurrido en los últimos días en siete distintos puntos de la provincia de Santa Fe.

El caso de Espíndola es investigado por el fiscal de la Unidad Regional III de Venado Tuerto, Horacio Pueyrredón , quien dijo que la mujer había denunciado en noviembre pasado que su expareja, el policía Gabriel Robles , "la molestaba " porque quería continuar con una relación que ella ya habia dado por terminada .

Fuentes policiales información que la víctima estaba cerca de las 2 de la madrugada de este martes junto a sus hijos –fruto de una relación anterior- en su vivienda ubicada en Murphy, unos 150 kilómetros al sudoeste de Rosario, adonde se presentó el policía Robles, quien prestaba servicios en la comisaría de la localidad cercana de Melincué.

Una vez en la casa, y en presencia de uno de los hijos de la mujer, el policía le disparó a su expareja con su pistola reglamentaria. Ante esta situación, el hijo de Espíndola salió de la casa a la carrera y fue a pedir auxilio a los vecinos, que llamaron al 911.

El fiscal Pueyrredón explicó que cuando los efectivos arribaron a la escena hallaron a la mujer muerta, con una herida de arma de fuego en la zona de la cabeza, a la altura de la nuca.

A su vez, el policía Robles yacía en el lugar gravemente herido de un tiro que él mismo se disparó tras asesinar a su expareja.

Las fuentes señalaron que el efectivo baleado fue trasladado al hospital zonal Alejandro Gutiérrez de la localidad de Venado Tuerto, donde los médicos constataron que presentaba una herida de bala en la cabeza, con orificio de entrada en la boca, y que le provocó la muerte alrededor de las 4.

"En la escena del crimen los peritos secuestraron un arma compatible con la reglamentaria que estaba en una de las manos del policía", detalló el fiscal Puyerredón y agregó que esta pistola será sometida a los peritajes balísticos de rigor.

El funcionario judicial aclaró que "tras la muerte del policía, la acción penal queda extinguida porque de hecho ya no hay sujeto para acusar".

Por testimonios de familiares y vecinos de Murphy -de apenas 3.500 habitantes pertenecientes al departamento General López-, los investigadores encontraron los antecedentes por violencia de género que había sufrido Espíndola de parte de Robles.