Un chico de 14 años, que padece un retraso mental, fue violado y por el hecho quedó detenido un joven de 23 de años. El ataque derivó en una brutal batalla campal por parte de numerosos vecinos, que querían incendiar la casa del sospechoso y se enfrentaron con la policía, que debió emplear balas de goma para dispersar a los más revoltosos. Todo sucedió en Granja de Funes II, en la ciudad de Córdoba.

Un grupo de jóvenes tiraron piedras buscando llegar hasta la casa donde vivía el acusado (ya detenido) y quemarla

"Volví de trabajar y todo era griterío en casa. Llegué hasta la puerta del baño y ahí estaba mi hijito. Estaba paradito, lloraba, temblaba, estaba todo ensangrentado y sucio. Se cubría con un toallón y temblaba. Papá, me violaron, me dijo. ¿Qué?, le pregunté. Papá, me violaron", relató Daniel, el papá de la víctima.

Ante esta horrorosa situación, un grupo de jóvenes tiraron piedras buscando llegar hasta la casa donde vivía el acusado (ya detenido) y quemarla. Tuvo que intervenir la policía y varios jóvenes resultaron heridos. Ante la ira de los vecinos la casa del acusado quedó con custodia policial. La víctima fue operada y quedó internada con pronóstico reservado en el Hospital de Niños.

Todo sucedió cuando el chico de 14 años salió de su casa y fue hasta la de su tía. "Venía a buscar unas bolsas y ahí lo agarró el tipo", comentó la mujer a La Voz del Interior. "Ese depravado lo llamó y mi sobrino, que es tan bueno e inocente, se acercó. Ahí, le puso la mano en la boca y lo violó", agregó.

El ataque sucedió en el patio delantero de una casa ubicada en calles Parmigiani y Lagranda. "Lo reventó a mi hijo. Ahora tienen que operarle sus órganos internos. Fue una bestia. El tipo es grandote y mi hijito es chico. Encima, por su deficiencia, es como un nene", dijo el papá. Nicanor Sacha Santoro, de 23 años, quedó detenido e imputado por abuso sexual con acceso carnal agravado, por la fiscalía N° 1 de Delitos contra la Integridad Sexual.

Hay vecinos que hablan de otros ataques. "Nadie quiso denunciarlo antes. Si lo hubieran hecho, quizá hubiera estado preso y no atacaba a mi hijito", lamenta Daniel. Desde la policía informaron que el acusado tiene un antecedente por abuso cuando era menor.