Policías del Comando Patrulla (C.P.) de la localidad bonaerense de General Rodríguez lograron salvar la vida de un bebito de 18 meses, quien había caído accidentamente a una pileta, mientras se hallaba en su vivienda. 

Con rapidez, los servidores públicos le practicaron al menor la maniobra de  RCP  (resuscitación cardiopulmonar) y ahora el menor evoluciona de manera favorable en un centro asistencial.

El hecho se produjo cuando el nenito cayó a una pileta en su vivienda, situada en el cruce de Laguna Cortés y Laguna De Barro, en el citado distrito.

El bebé fue rescatado por sus padres -un joven de 19 años y una ciudadana paraguaya, de igual edad-, quienes lo trasladaron al Comando Patrulla (C.P.) de la zona, donde solicitaron la ayuda a los servidores públicos. 

En la central policial se hallaban el comisario inspector José Luis Córdoba -titular de la dependencia-, un oficial principal y una sargento, quienes vieron que la víctima carecía de signos vitales y de inmediato le realizaron a maniobras de resucitación cardiopulmonar, hasta que de la boca del pibe comenzó salir agua.

Posteriormente la criatura tuvo que ser llevada al Hospital Vicente López y Planes, en  General Rodríguez.