Agustina Cosachov, la psiquiatra que atendía a Diego Maradona al momento de su muerte, se presentó en la Fiscalía General de San Isidro para notificarse de una nueva acusación en su contra.

La profesional fue imputada por presunta “falsedad ideológica”. Se sospecha que fraguó un certificado donde afirmaba haber visitado a su paciente el día 20 de octubre, lo que en realidad no habría ocurrido.

El equipo de fiscales a cargo de la investigación, coordinado por el fiscal general de San Isidro, John Broyad, e integrado por Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra, le habían notificado a la psiquiatra la nueva imputación a través de una cédula electrónica dirigida a su defensor.

Según informaron fuentes judiciales citadas por la agencia Télam, Cosachov asentó en un recetario y de su puño y letra que “al momento de la evaluación el paciente se encuentra vigil, orientado en persona, tiempo y espacio” y “en buenas condiciones de aseo general” y se lo envió a un tercero (a quien esas fuentes no identificaron) el día siguiente, pero con fecha del 20 de octubre.

 

 

Además de estar siendo investigada por un eventual “homicidio culposo” junto al neurocirujano Leopoldo Luque, ahora Cosachov podría enfrentar una acusación por el delito de “falsedad ideológica”, contemplado en el artículo 293 del Código Penal, y que prevé pena de 1 a 6 años de cárcel para quien “insertare o hiciere insertar en un instrumento público declaraciones falsas, concernientes a un hecho que el documento deba probar, de modo que pueda resultar perjuicio”.


 

Ver comentarios