Luego de 11 años de silencio y a 15 del crimen de su amiga Solange Grabenheimer, por el que ella fue imputada, juzgada y absuelta, Lucila Frend aseguró este domingo sentirse frustrada, triste e impotente por la inminente prescripción de la causa y por el hecho de que la justicia nunca continuó la investigación para hallar al asesino. Afirmó en una carta enviada a Telam desde la ciudad de Barcelona donde vive: "el esclarecimiento" del caso era algo que merecían "todos".

Esta es la carta completa que "Luli" Frend (36) envió a Télam desde la ciudad española de Barcelona, donde vive hace años, para referirse al hecho de que este lunes la causa queda prescripta de manera definitiva:

"Hoy es un día muy triste y amargo para mí y para todas las personas que queríamos a Sol y que hace 15 años esperamos justicia. "Más frustrante aún es saber que pese a todos los esfuerzos míos personales y de mi familia y nuestro abogado y amigo, el Dr. Francisco García Santillán, por impulsar una nueva investigación, un nuevo fiscal, nada de eso se logró.

 


"Hemos hecho todo lo posible, porque si bien, nada ni nadie nos devuelve a mi amiga Sol, el esclarecimiento era algo que nos merecíamos TODOS. "Sentimientos de tristeza y de impotencia de saber que con la corrupción, a veces no se puede.

"¿Era esta fiscalía un ejemplo de trabajo profesional y transparente? Infelizmente, más bien lo contrario. Y no lo digo yo, lo dijeron 6 jueces. "Me sigo preguntando por qué tuvo que pasar esta pesadilla… Sol era mi gran amiga, la quería muchísimo y le sigo pidiendo que me dé fuerzas en los momentos más difíciles, como hoy".


En esta carta, con la que rompió un silencio de 11 años para referirse a la causa –no hablaba con la prensa desde 2011 cuando terminó absuelta en el juicio oral-, Frend hizo mención a lo revelado este sábado por Télam en cuanto a que fue su familia, y no la de la víctima, la que en 2018 hizo un último intento para reabrir la investigación con otro fiscal y con otros sospechosos.

 

 

Lucila
 Lucila Frend: 'El esclarecimiento era algo que nos merecíamos todos'

Según un documento consta que fue la madre de "Luli", Marina Harvey, la que el 1° de noviembre de ese año se reunió en la ciudad de La Plata con el procurador general bonaerense, Julio Conte Grand, para solicitarle apartar al fiscal que llevó a juicio a su hija como acusada del crimen, Alejandro Guevara, y que se sigan "las otras líneas de investigación", en referencia a un albañil, una mucama y otros posibles sospechosos que la defensa de su hija planteó en la causa.

Tras esa reunión con el procurador, Harvey fue recibida por Beatriz Molinelli, la por entonces fiscal general de San Isidro, quien en un dictamen rechazó la posibilidad de reabrir la causa porque, a su criterio, el Ministerio Público llevó a juicio con fundamento a su hija, porque quien lo pedía no era la familia de la víctima y, porque, por la falta de certeza en las pruebas de este expediente, cualquier otra hipótesis también terminaría en un fracaso.

En junio de 2021, la madre de Frend y su abogado Francisco García Santillán, volvieron a reunirse con el actual fiscal general de San Isidro, John Broyad, quien les reiteró que el caso no podía reabrirse porque su planteo ya había sido resuelto por su antecesora, la exfiscal Molinelli, y además porque no lo pedían los padres de la víctima, quien siempre apoyaron a Guevara con su hipótesis de Lucila como presunta asesina.

 

 

 

Ver comentarios