El mundo del fútbol todavía no se repone de la sorpresa y el dolor que generó la trágica muerte de Maximiliano Rolón. El joven de 27 años, que había jugado en la Selección sub-20 y que tuvo pasos por Arsenal de Sarandí, Barcelona y Santos, entre otros clubes, falleció este sábado en un accidente de tránsito.

Rolón viajaba junto con su hermano mayor Ariel, de 30, en un auto Fiat Punto. Ambos circulaban por la ruta nacional 33 desde la ciudad de Chabás con dirección a Rosario, a buscar a un familiar. El viaje insume unos 80 kilómetros. Sin embargo, a mitad de camino, en las cercanias de la localidad de Pujato, se produjo la tragedia.

De acuerdo a la investigación policial, el vehículo en el que viajaban los hermanos se cruzó de carril, unos 600 metros antes de llegar a la estación de peaje, y salió hacia la banquina. Allí impactó contra un árbol de gran tamaño.

La fuerza del impacto fue muy grande y los dos ocupantes del vehículo fallecieron de inmediato. Los servicios de emergencia fueron alertados de inmediato (eran alrededor de las 8.30 de la mañana) pero no pudieron hacer nada.

Quién era Maxi Rolón, fallecido en un accidente de tránsito

Ambos hermanos jugaban en la Liga Casildense de fútbol, aunque lo hacían en clubes diferentes: Ariel defendía la camiseta de Huracán y Maxi, la de Atlético.

De los dos, fue Maxi el que tuvo una trayectoria más lucida en el ambiente del fútbol profesional. A los 10 años se radicó en Barcelona y allí tuvo una prueba en La Masía, la cantera de la institución catalana. La superó con éxito y siguió jugando en las divisiones inferiores del club azulgrana, rotando por todos los puestos de la delantera.

Luego de llegar al representativo de la Segunda B, a Maxi le rescindieron el contrato. Allí comenzó un peregrinaje por el Lugo español, el Santos de Brasil, Arsenal de Sarandí, Fuerza Amarilla (Ecuador) y Coquimbo Unido (Chile).

Además, participó del Seleccionado juvenil sub-20 que disputó el Sudamericano 2015, a las órdenes de Humberto Grondona.