La víctima fue asesinada del 22 de diciembre.

Un joven de 18 años fue imputado en Rosario con prisión preventiva como partícipe del homicidio de un hombre cuya esposa dijo que el motivo del asesinato fue una venganza por intentar dejar de vender drogas para "una transa" de la zona, informaron hoy fuentes judiciales.

Roberto Danilo M. fue detenido el jueves cuando Virginia, la esposa de la víctima, Roberto Godoy (37), lo reconoció en la calle como uno de los que participaron del crimen y avisó a la policía.

El homicidio ocurrió el 22 de diciembre pasado cuando Godoy estacionaba su automóvil al llegar a su casa de Olivé al 2400, en la mencionada ciudad santafesina, y le dispararon desde otro auto delante de dos de sus ocho hijos.

Esa noche, alrededor de las 0.15, el hombre recibió varios disparos en la zona abdominal y en las piernas y fue trasladado por familiares al hospital Alberdi, donde falleció.

Según contó uno de los hijos, menor de edad, cuando se bajó del auto de su padre escuchó varias detonaciones provenientes de un Chevrolet Corsa color gris, que tras los disparos escapó del lugar.

El joven fue imputado este viernes por el fiscal de Rosario, Rafael Coria, como presunto partícipe de homicidio agravado por la participación de dos o más personas y el uso de arma de fuego, precisaron fuentes judiciales.

El juez Andrés Dónnola aceptó la imputación de la Fiscalía y le dictó prisión preventiva por 60 días a quien hasta ahora es el primer detenido por el asesinato, añadieron los informantes.

Roberto M. fue detenido el jueves cerca de la Terminal de Ómnibus de Rosario junto a una chica de la localidad santafesina de Villa Constitución, Ayelén V. (20), quien tenía un pedido de captura de la Policía Federal Argentina (PFA), detallaron fuentes del caso.

Lo más sorprendente del caso es que Virginia, la esposa de la víctima, enfrentó a los medios de comunicación después del asesinato y aseguró que el motivo fue que quisieron alejarse del narcomenudeo.

"Voy a decir la verdad, vendíamos droga hace mucho tiempo, vendíamos para ellos y les dijimos que no", contó la mujer, quien agregó que tras la negativa, mataron a su marido.

Virginia contó en ese momento que vendían para "una transa" del barrio La Cerá, próximo al lugar donde se produjo el homicidio, y que al intentar dejar de hacerlo sufrieron amenazas.
De hecho, el frente de la casa de los Godoy había sido baleada dos semanas antes de su asesinato.

Fuente: Télam