Michael Veizaga Ferrufino, un albañil de 50 años, con mucho esfuerzo procuraba de manera diaria llevar el peso a su modesta casa de la localidad bonaerense de Transradio, partido bonaerense de  Esteban Echeverría. Este lunes, por la noche, cuando regresaba a su vivienda tras su jornada laboral, se encontró a su hijastro, Dylan, quien empuñaba una pistola Bersa calibre 22. En un contexto que todavía se trata de esclarercer, el adolescente de 16 años lo mató de un disparó en la cabeza.

La furia del menor no mermó con ese ataque. Su hermanstro, Alan Gustavo Vargas, de 20 años, bajó corriendo las escaleras para ver qué había ocurrido en la vivienda de la calle Salgari al 1200, del barrio 9 de Abril, alarmado por el rudio de la detonación. Dylan, le dijo: "Vamos a matarnos juntos". De inmediato, le disparó en la cara.

El adolescente, luego, se dirigió a un ambiente de la casa que era utilizado como depóstico, se apoyó la punta de la pistola en una sien y se quitó la vida de un tiro.

Alan, poco después, fue trasladado al Policlínico Municipal Sofía T. de Santamarina, de Monte Grande, donde fue operado y quedó internado, pero fuera de peligro.

Veizaga Ferrufino vivía con una mujer. Dylan no residiá en el domicilio donde ocurrió el episodio. Tampoco Alan. Ambos lo hacían en una casa de la localidad bonaerense de Ingeniero Budge, en Lomas de Zamora, a unas 40 cuadras del lugar en el que ocurrieron los ataques.

El albañil, con familia oriunda de Bolivia, fue despedido de manera muy afectuosa en redes sociales por amigos y parientes que compartieron un crespón negro en señal de luto. Uno de sus sobrinos escribió: “Hoy siento mucho tu partida". Y agregó: "Siempre estarás con nosotros, no puedo aceptar como tu luz se apagó, aún tenías mucho por vivir a lado de toda la familia.

Por su parte, Alan fue el único en declarar y manifestó que no existían episodios de violencia de su hermano hacia ningún integrante de la familia, ni ningún conflicto que hiciera imaginar el sangriento episodio.

Según fuentes consuladas por Infobae, los vecinos del albañil ratificaron el testimonio del joven de 20 años, al sostener que no conocían una controversia familiar que pudiera haber derivado en la tragedia.

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy