Funcionarios de la Justicia identificaron como un ciudadano de origen dominicano al hombre que intentó asesinar a cuchilladas a oficiales de la Policía de la Ciudad, quienes lo hirieron de bala, en un acto de legítima defensa. El suceso, que alcanzó gran trascendencia, ocurrió ayer en la plaza Garay, en el barrio porteño de Constitución. Un peatón, que caminaba a 50 metros del lugar, recibió un proyectil en uno de los hombros. Los efectivos de seguridad realizaron once disparos.

Voceros judiciales revelaron a cronica.com.ar que el individuo resultó ser Benoit Amador Quilvi, de 38 años y nacido en República Dominicana, quien registra domicilio en el barrio capitalino de Belgrano.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, el sujeto, que se hallaba agresivo y mostraba un arma blanca en la plaza Garay, fue denunciado en la tarde de la víspera por gente del vecindario a un oficial de la citada institución de seguridad, quien desarrollaba tareas de vigilancia en Solís al 1400.

Trascendió que el uniformado, acompañado por dos efectivos policiales a bordo de sendas motos, arribaron al paseo público, situado en el cruce de la avenida Juan de Garay y Virrey Cevallos, en jurisdicción de la Comisaría Vecinal 1C.

Al intentar reducir al sospechoso, el dominicano trató de matar a cuchilladas a los funcionarios, quienes, en una acción de legítima defensa, lo redujeron a disparos.

Como consecuencia de ese episodio, un peatón, llamado Alejandro, de 47 años, quien estaba en calle Pavón, a 50 metros del lugar del altercado, recibió un certero proyectil de arma de fuego en el hombro derecho.

Momentos después, ambos heridos tuvieron que ser trasladados al Hospital General de Agudos Doctor José María Ramos Mejía, donde se comprobó que Alejandro se encontraba fuera de peligro (luego se le otorgó el alta del mencionado centro asistencial), mientras que el Quilvi presentaba tres heridas de bala (en el estómago, en la pelvis y en la pierna izquierda).

Intervino en la causa el doctor Patricio Lorenzo Lugones, titular de la Fiscalía en lo Criminal y Correccional N° 28 de la Capital Federal, quien resolvió que uniformados de la Gendarmería Nacional Argentina (G.N.A.) tengan que llevar a cabo los peritajes correspondientes.

Se cree que el acusado tendría severas alteraciones mentales.

Al sospechoso le incautaron un cuchillo provisto de una hoja de 30 centímetros de longitud y un mango de metal plateado; en tanto que Lugones dispuso el secuestro de dos de las armas nueve milímetros que utilizaron los uniformados (una Bersa Thunder y una Pietro Beretta PX4), que serán peritadas por los gendarmes.

Por F.V.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy