Un ciudadano estadounidense de 47 años estaba a punto de lograr su cometido en el aeropuerto internacional de Ezeiza. No sólo era salir del país. También buscaba concretar una operación de narcotráfico. Pero fue detenido cuando estaba por abordar un avión con más de cuatro kilos de cocaína que llevaba escondidos en 24 cajas rectangulares de jabones.

El arresto fue concretado en las últimas horas por la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA), producto de  un intercambio de información a través del Proyecto de Comunicaciones Aeroportuarias (AIRCOP, por sus siglas en inglés) de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), se informó en el sitio oficial argentina.gob.ar.

 

Los agentes, al abrir los paquetes, observaron un polvo blanquecino que dio positivo para clorhidrato de cocaína. En ese momento, comprobaron la maniobra ilegal del pasajero, quien se había presentado poco antes en los mostradores de la empresa aerocomercial Air France de la Terminal A, donde se le requisó el equipaje de mano.

La captura fue el fruto de una investigación que había comenzado en junio último, cuando se conoció el posible ingreso al país de un pasajero extranjero con antecedentes que podría estar vinculado a la venta de estupefacientes.

Como resultado de la pesquisa, la PSA detuvo al ciudadano norteamericano y decomisó 4.025 gramos de cocaína. Según AIRCOP, el destino final de la droga era India, reportó Infobae.com. El extranjero arrestado quedó a disposición del Juzgado interviniente.

 

Otra causa por contrabando de estupefacientes con destino al extranjero

Personal de la Dirección General de Aduanas, hace dos semanas, en otra causa por contrabando de estupefacientes detectó más de 1.600 gramos de cocaína escondidos en aros y que iban hacia Oceanía.

En ese caso, el alerta que disparó la investigación provino de operarios del depósito de la firma de servicios logísticos y envíos UPS en barrio porteño de Constitución.

Los trabajadores advirtieron a la Aduana que les había llamado la atención una joven argentina que procuraba realizar dos envíos, uno a India y el otro a Australia a lo que aparentaba ser una sencilla casa de familia en Sunshine West, un pequeño suburbio de Melbourne.

El personal interviniente inspeccionó con perros adiestrados en detección de droga la carga con destino a a Australia: una serie de baratijas, 86 pares de aros con gemas de plástico. Y descubrió 1.655 gramos de cocaína.

Crónica Policiales: todas las noticias de hoy

Ver comentarios