Un grupo de adolescentes de entre 17 y 19 años protagonizó una persecución al estilo "Rápidos y Furiosos" que comenzó en el barrio de Agronomía y culminó en el cruce de la avenida Corrientes y Angel Gallardo, cuando impactó contra un taxi, una motocicleta y terminó estampado frente a un puesto de diarios que estaba cerrado, sino hubiera terminado todo en tragedia. En tanto, por el hecho hubo dos heridos derivados al hospital Durand con politraumatismos.

El hecho tuvo lugar cerca de las 6 de la mañana, cuando cinco jóvenes de entre 17 y 19 años, evadieron un control policial a bordo de un Volkswagen Bora gris (dominio GXM 001) y emprendieron el escape por causas que se investigan, de pronto patrulleros de la comisaría 39° salieron en su búsqueda, pero al extenderse el raid por otros barrios se sumaron más móviles de las seccionales 27° y 29°, hasta que al llegar al barrio de Almagro se agregaron otros patrulleros de la comisaría 11°, quienes lograron detener a los jóvenes cuando estos impactaron de frente contra un taxi (marca Chevrolet) que venía sin pasajero y una motocicleta que circulaba por el lugar. Como si esto fuera poco, el descontrolado rodado de los muchachos terminó chocando contra un puesto de diarios que por suerte estaba cerrado, sino todo hubiera terminado en una tragedia. La velocidad del rodado más el fuerte impacto hizo que el Bora volcara en plena avenida Corrientes ante la atónita mirada de las pocas persona presentes en ese momento.

El taxi embestido por el Bora. (Gentileza @luentin)

Luego de consumado el episodio, los efectivos policiales detuvieron a los cinco jóvenes (el que manejaba tendría 17 años) quienes fueron derivados a la comisaría 11°, aunque uno de ellos primero fue llevado al hospital Durand junto al taxista por diversos politraumatismos aunque no revisten gravedad. Lo cierto, es que participaron de la persecución 21 patrulleros y 40 efectivos policiales de diversos destacamentos.

En tanto, la dueña del kiosco (que abre por la tarde) comentó angustiada, antes de ser llevada por una ambulancia del SAME, que "trabajo hasta que el cuerpo me dé porque tengo problemas en las rodillas y mal los meniscos. Estoy destruida porque no sé cómo voy a hacer para arreglar esto. Hubiera preferido estar adentro del kiosco en el momento que pasó y me hubiera matado, porque no sé que voy a hacer, esto me daba de comer. Hace 40 años que tengo este puesto y si bien ha tenido choques, nunca de esta gravedad. La llamé a mi hija mayor para que me ayude porque no podré con esto sola".

Por otra parte, los efectivos policiales no encontraron armas en el rodado ni drogas, con lo cual se investiga porqué los chicos se dieron a la fuga en el control. Además, el automóvil volcado no tenía pedido de secuestro y se instruyeron acciones por violación a la ley 23.737, resistencia a la autoridad y lesiones.