El futbolista Jonathan Fabbro pidió la prisión domiciliaria por la pandemia de coronavirus, pero una vez más le fue negada por no estar dentro de la población de riesgo. Su defensa basó el pedido sosteniendo que el virus está en el aire, sin ninguna fundamentación científica que lo avale.

Fabbro está preso en el pabellón de abusadores de Marcos Paz, condenado en primera instancia a 14 años de cárcel por el Tribunal Oral N° 12 por el delito de abusar de su propia ahijada, con cinco hechos calificados como gravemente ultrajantes en concurso ideal con la corrupción de una menor de 13 años de edad.

El mismo tribunal -integrado por los jueces Luis Márquez, Darío Medina y Claudia Moscato- que lo condenó se lo negó el 2 de abril, luego de la oposición del querellante y el fiscal de juicio Gustavo Gerlero. Los magistrados argumentaron que el ex River y Boca no integraba la lista de presos, que no tenía ninguna patología que justificara su prisión domiciliaria.

Que el delito por el que lo condenaron, por otra parte, era algo gravísimo. Su defensa apeló. Pero la Sala III porteña también se la negó. La defensa dijo que el virus estaba en el aire, aunque aún no hay ningún infectado de Covid-19 en el penal de Marcos Paz. Al estudiar el planteo de Casación, Magariños, Jantus y Huarte Petite, básicamente, llegaron a la misma conclusión, que no hay argumentos para que se le otorgue la prisión domiciliaria.

"En el caso se observa que el recurso interpuesto es inadmisible por falta de fundamentación, en tanto el impugnante no se ha hecho cargo de refutar todos y cada uno de los argumentos contenidos en la resolución puesta en crisis. En tal sentido, la defensa se ha limitado a realizar alegaciones genéricas sin demostrar un caso de errónea aplicación de las normas que rigen la libertad durante el proceso, o un supuesto de arbitrariedad", afirmaron los jueces.

"Así, la mera invocación del estado de inocencia del que goza el imputado, o de circunstancias vinculadas a la emergencia carcelaria o de la pandemia generada por el Covid-19, no resultan suficientes para refutar los variados argumentos del tribunal en punto a que no se demuestra que se satisfagan en el caso las condiciones para hacer lugar a la pretensión de la defensa", concluyeron los jueces.

Fabbro usa las videollamadas del penal de Marcos Paz -como el resto de los presos, ya que por el coronavirus no pueden recibir visitas- con su familia y con su pareja, la modelo paraguaya Larissa Riquelme.

noticias relacionadas

Ver más productos

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

Confesiones: "Alberto es un tipo temperamental"

¿Qué hacer el fin de semana largo?

¿Qué hacer el fin de semana largo?

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Cómo vivir mejor a pesar del aislamiento

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Ponete la camiseta y reviví la final que hizo historia

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Alberto Fernández: lo que nadie te contó

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Sexo ATR: vivir el placer en tiempos de cuarentena

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

Ponete la camiseta y reviví lo mejor del fútbol

La pasión no tiene cuarentena

La pasión no tiene cuarentena

Evita: la verdadera historia

Evita: la verdadera historia

¡Para los más chicos en casa!

¡Para los más chicos en casa!

Ver más productos