La joven se entregó y confesó haber matado a su ex pareja.

La Justicia de Gualeguaychú rechazó el pedido de prisión domiciliaria para Nahir Galarza, la joven de 19 años que confesó que asesinó a balazos a su ex novio en la ciudad entrerriana. 

La solicitud había sido presentada por los representantes de la familia de la chica, los abogados Víctor Rebosio y Horacio Dargainz, quienes apelaron la prisión preventiva para pedir la excarcelación. Sin embargo, el juez de Garantías Guillermo Bire decidió que la acusada continúe detenida. 

Tras rechazar el pedido de la defens. de la adolescente, Bire explicó que  "la idea de la prisión preventiva es que la persona esté privada de su libertad para neutralizar los riesgos procesales".

Agregó que aunque el abogado defensor insista con que una medida de prisión preventiva es demasiado y pide arresto domiciliario con pulsera electrónica, dijo que tiene una posición tomada al respecto y que corresponde una prisión preventiva por 60 días.

Biré dijo que "cumplidos los sesenta días (de prisión) se verá si Nahir va a una cárcel común. La idea de la prisión preventiva es que la persona esté privada de la libertad por cuestiones de seguridad, para poder neutralizar los riesgos de fuga o de entorpecimiento, no más que eso, no tenemos por qué castigar a una persona".

"Sin adelantar que va a ir a una cárcel, porque en caso de que prospere la apelación de Rebossio vamos a ver en qué términos será, tenemos que ver la posibilidad de dejarla en la comisaría de Menores y de la Mujer o llevarla a una cárcel común de mujeres",
agregó.

"Tenemos dos alternativas -completó-: una es la cárcel de mujeres de Paraná, pero quedaría alojada a unos trescientos cincuenta kilómetros de esa localidad, y otra es una granja penal que tiene la metodología de cárcel, donde hay un pabellón de mujeres".
 

En cuanto a la situación del padre de Nahir, dijo que se no hay ninguna imputación en su contra. Al hombre se le inició un sumario interno dentro de la policía porque el arma utilizada pertenece  a la fuerza. 

La defensa de Nahir había apelado la prisión preventiva por 60 días que le impuso la Justicia y solicitó el arresto domiciliario.