Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Pesquisas policiales de la comisaría 2ª de Tres de Febrero lograron detener, en la localidad bonaerense de Ciudadela, a un peligroso individuo, de 63 años, quien se desempeñaba como remisero y que acosaba a una piba de 10, a quien le enviaba mensajes vía WhatsApp. El degenerado fue apresado por los investigadores luego de que los servidores públicos lo engañaran al fingir que dicha menor quería tener con él un encuentro íntimo. Al sátiro le incautaron varias dosis de Viagra.

Los voceros de los tribunales de San Martín revelaron a cronica.com.ar que el pervertido, llamado Orlando Ramón, de 63 años, resultó apresado por los integrantes de la seccional, luego de que arribara, a bordo de un Chevrolet Corsa negro, con la patente finalizada en 682, a una estación de servicio situada en Ciudadela, donde pensaba hallar a la criatura.

Trascendió que al sexagenario, que vive en la zona de Rafael Castillo, en el partido de La Matanza, le incautaron 17 pastillas de dicha sustancia, algunos preservativos, 4.500 pesos y además un aparato de telefonía celular.

De acuerdo a lo manifestado los informantes, el tremendo hecho se descubrió cuando el padre de la infortunada víctima -un hombre de 35 años y que reside en Ituzaingó- se apersonó ante la Justicia y denunció que su hijita, de 10 y con domicilio en Ciudadela, había comenzado a ser acosada sexualmente por WhatsApp ya que un degenerado le enviada mensajes de alto contenido erótico, como por ejemplo "Te quiero besar todita desde abajo hacia arriba".

Autoridades policiales de la Jefatura Departamental de San Martín se encargaron de supervisar el procedimiento.

Intervino en la causa el doctor Jorge Eduardo Castagna Lavia Avila, fiscal en turno de la Unidad Funcional N° 14 -temática de delitos sexuales- del deprtamento judicial de San Martín.