Por el asesinato están detenidas 4 personas incluido un adolescente de 14 años.

El remisero asesinado el sábado pasado en el partido de Alejandro Korn, por el que fueron detenidas cuatro personas, entre ellas una adolescente de 14 años, recibió 46 puñaladas aplicadas con dos cuchillos distintos y fue degollado, según el resultado de la autopsia realizada al cadáver.

En tanto, fuentes judiciales aseguraron que los tres detenidos mayores de edad fueron indagados esta tarde y se negaron a declarar ante el fiscal Juan Cruz Condomí Alcorta, de la Unidad Funcional de Instrucción 1 de Presidente Perón, perteneciente al Departamento Judicial La Plata, por lo que continuarán detenidos.

El fiscal le imputó a Rocío Pérez (22), alias La Polaca, y a Jefferson Bordenave (18) el delito de “homicidio doblemente calificado por alevosía y criminis causa (es decir matar a una persona para consumar otro delito, en este caso el robo, y procurar su impunidad), en concurso real con el delito de robo doblemente calificado por el uso de arma y en poblado y en banda”.

Fuentes judiciales aseguraron que Pérez tiene antecedentes penales y estuvo presa en un penal del Servicio Penitenciario Bonaerense, mientras que Bordenave es un ciudadano peruano que recientemente ingresó al país.

En tanto, también fue indagado Luis Miguel Sánchez, pareja de Rocío Pérez, a quien se le imputó el delito de “encubrimiento agravado” y, si bien se negó a declarar, seguirá detenido.

Respecto a la menor de edad que fue apresada, Condomí Alcorta dio intervención al fiscal Juan Benavídez, del Fuero Penal Juvenil de Presidente Perón, quien solicitó una medida de seguridad y será internada en un instituto de menores.

Los investigadores recibieron en las últimas horas el resultado de la autopsia a la que fue sometido el cuerpo del remisero Fernando Adolfo Claret (53) y se estableció que falleció como consecuencia de las 46 puñaladas que recibió en su cuerpo y por el profundo corte en el cuello.

"Estaba casi decapitado, el corte en el cuello llegó hasta la tráquea”, dijo uno de los investigadores del caso, quien agregó que, por el tipo de heridas, se determinó que los delincuentes utilizaron dos cuchillos distintos, los cuales no fueron hallados en la escena del crimen.

Esta tarde, los compañeros de Claret en la remisería en la que trabajaba reclamaron Justicia para su amigo.

"Estamos pésimo, no lo podemos creer. Lo que le pasó a Fernando no se lo deseamos a nadie, ayer lo velamos y tenía toda la cara lastimada. Una persona que hace una cosa así no tiene alma, no puede estar libre. Queremos Justicia”, expresó Cristian, dueño del remis que utilizaba el chofer asesinado.

El hecho comenzó a las 3 de la madrugada del sábado, cuando dos mujeres, entre ellas la adolescente, y un hombre, acudieron a una remisería de la localidad de San Vicente para tomar un auto y supuestamente regresar a su vivienda de Guernica.

Fuentes judiciales señalaron que cuando estaban por subir a un auto, Claret le dijo a su compañero “Dejá que me toca a mí. Voy yo”, tras lo cual le dijo a los pasajeros que se subieran a su Chevrolet Corsa de color gris.

Aproximadamente a la hora y media de viaje y, según testimonios de vecinos del lugar, el vehículo apareció encajado en el barro en la calle 41, en el barrio Las Lomas de Guernica.

Los testigos vieron cómo el conductor se bajó del auto mareado y ayudado por una de las mujeres y el joven, quienes lo trasladaron unos 150 metros a pie a un descampado, mientras la adolescente permaneció en el asiento trasero.

Siempre según los testimonios de los vecinos, a los pocos minutos la mujer y el hombre volvieron sin el remisero al auto, pero se subieron al mismo y se fueron del lugar.

A raíz de esto, un vecino llamó al 911 y al acudir efectivos del Comando de Patrullas al lugar, encontraron a Claret asesinado.

Como consecuencia del crimen, los policías lograron la detención de los sospechosos tras un allanamiento de urgencia realizado en una vivienda de la zona, donde fue encontrado el auto del remisero, su billetera con la recaudación del día y otras de sus pertenencias.

En la vivienda también fue detenido Luis Miguel Sánchez, quien era pareja de Rocío y fue apresado cuando se había escondido dentro de un tanque de agua.

"Cuando los detuvieron, estaban lavando la ropa manchada con la sangre de nuestro compañero”, dijo esta tarde Cristina, otro de los remiseros amigo de la víctima.

Los investigadores intentan ahora determinar por qué hubo tanta saña para concretar el crimen y la principal sospecha apunta a que los detenidos eran adoradores de San La Muerte.

Es más, en una de las habitaciones de la casa allanada fue encontrado un altar de San La Muerte con ofrendas de alcohol, tabaco y dinero, entre otros objetos.

Fuente: Télam