Una investigación que se inició tras la denuncia de los padres de un nene de 12 años al que un remisero le mostró fotos de chicos desnudos durante un viaje y lo invitó a una fiesta privada, derivó en un allanamiento en el que secuestraron material pornográfico, computadoras y prendas de vestir.

El chofer, de 63 años, fue imputado del delito de corrupción de menores y recuperó su libertad mientras avanza la causa.

Según los datos a los que tuvo acceso el sitio 0223, el hecho se registró en la ciudad de Necochea cuando durante un viaje en remís el conductor intentó ganar la confianza del adolescente y le mostró imágenes de jóvenes desnudos que tenía en su celular antes de invitarlo a participar de una fiesta.

El chico les comunicó lo sucedido a sus padres, que hicieron la denuncia correspondiente.

En el marco de una causa a cargo del fiscal Eduardo Núñez, personal de la Dirección Departamental de Investigaciones estableció la identidad del chofer y su domicilio.