Por Matías Resano

mresano@cronica.com.ar

Representan uno de los rubros más requeridos en cuarentena, pero al mismo tiempo también constituyen el blanco fácil de los delincuentes. Un acecho que refleja el estado de vulnerabilidad de los repartidores, quienes deben ingresar a zonas de riesgo, a cambio de no perder su fuente laboral, siendo conscientes de que arriesgan su principal herramienta de trabajo, sus motos o bicicletas, pero principalmente sus vidas.

"Uno está a merced", reconoció Marcos, que transporta pedidos en una moto para una reconocida cadena de repartos, al ser consultado sobre los sucesivos episodios de inseguridad que azotan a sus compañeros. En este sentido, el trabajador señaló a Crónica que "al tener que recaudar más, recurrís a motos y bicicletas de buena calidad", pero están "expuestos a que en una esquina los encañonen".

"Tenemos claro que, en determinados barrios o localidades, somos carne de cañón. Por eso, en algunos casos, van de a dos, pero el monotributista puede hacerlo porque no está monitoreado, los pocos que estamos en relación de dependencia estamos impedidos de acompañar a un colega", dijo. No obstante, a pesar que los propios transportistas tienen conocimiento de la zona de riesgo, no les queda otra opción, dado que "no pueden rechazar el pedido, si no, la empresa prescinde" de ellos, reveló el motociclista.

En este contexto, el tan mentado Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), en tiempos de pandemia, también fue escenario de robos y hechos violentos en los últimos días, por los cuales los empleados de diferentes firmas de entrega inmediata se manifestaron para exigir mayor seguridad.

Al respecto, Gonzalo Ottaviano, responsable de encuadramiento de la Asociación Sindical de Motociclistas, consideró que son "el primer eslabón", porque llevan "plata encima y por vehículo". "Ven una moto con una mochila amarilla y saben que tienen dos o tres mil pesos", sostuvo.  Las palabras de Ottaviano dan cuenta de que los medios en los que se movilizan los repartidores, es decir, su esencial elemento de trabajo, la mercadería y el dinero que trasladan constituyen el botín preciado de los delincuentes.

En referencia a ellos, Damián Zárate, integrante de la Red de Precarizados, remarcó que "el problema es que las empresas se hagan cargo de las pérdidas, porque el repartidor tiene que poner todo".

Inseguridad vial y sanitaria

Por si fuera poco, los "delivery" desarrollan sus tareas diarias bajo el riesgo y la conciencia de desconocer si regresarán a casa, al ser presas también de la inseguridad vial. En los últimos noventa días de aislamiento obligatorio, siete repartidores perdieron la vida, lo que significa el 40% del total de las víctimas fatales por accidentes de tránsito.

En este sentido, Ottaviano dejó en claro que un distribuidor "expone su vida, porque mientras maneja tiene que estar conectado al teléfono y eso implica la poca importancia que les otorgan las empresas a sus trabajadores".

En la misma línea, Damián relató su propia experiencia del día miércoles: "Me dieron un viaje a veinte cuadras y a las dos cuadras ya me venían mandando mensajes apurándome, si no, te sacan el pedido o perdés plata. Es más riguroso el trabajo porque habilitaron el sistema de puntos y eso te habilita a trabajar en zonas más privilegiadas". Marcos, por su lado, reconoció otro agravante, al afirmar que "sufrís un accidente, nadie te cubre, porque las aseguradoras son de tercera o cuarta categoría".

A los robos y los peligros del tránsito se les añade la inseguridad sanitaria, desencadenada por la carencia de insumos higiénicos que requieren los trabajadores para realizar sus tareas protegidos ante la amenaza latente que implica el coronavirus. Por esta razón, los mismos repartidores son los que afrontan la compra de alcohol en gel, guantes, tapabocas y demás protectores para evitar los contagios.

Un aspecto más que ilustra el marco precarizado en el cual trabajan, en larguísimas jornadas, quienes habitualmente entregan nuestros pedidos, como ellos mismos reconocen, al enfatizar que "la situación en la calle es difícil, dura y complicada".

Ver más productos

30 discursos que cambiaron el mundo

30 discursos que cambiaron el mundo

Jeff Bezos, CEO de Amazon

Jeff Bezos: cómo fue el camino al éxito del CEO de Amazon

La educación que necesitamos

La educación que necesitamos

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Llegar a la tercera edad siendo jóvenes

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Diario de emociones: el libro de la película Soul

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Los primeros 1000 días de tu hijo son fundamentales 

Descubrí la Guía astrológica para 2021

Descubrí la Guía astrológica para 2021

La historia completa sobre Eva Duarte

La historia completa sobre Eva Duarte

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Crónicas de retórica: los discursos que cambiaron al mundo

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Luciano Lutereau escribe cómo ser padres en el Siglo XXI

Ver más productos