La semana última, una sentada de alumnas de secundario del colegio religioso Roque González de la ciudad de Posadas fue cubierta por medios locales y los detalles de la denuncia pública conmovieron a la provincia de Misiones.

Las estudiantes, que referían abusos sexuales de parte de algunos de sus compañeros, exhibieron carteles con leyendas como “No me siento segura en mi propio colegio”,No es culpa de mi pollera”, "No es no" y “Merezco respeto”

En tanto, la madre de una de las alumnas tomó contacto con la prensa y, sin revelar el contenido, contó que se enteró de detalles de los hechos al acceder a un chat de WhatsApp de los acusados.

El viernes, la fiscal María Laura Alvarez impulsó una investigación con un escrito enviado al juez de instrucción César Jiménez, precisaron fuentes tribunalicias citadas por Infobae.com.

En ese documento, se describieron los hechos denunciados y fueron imputados seis adolescentes, todos de 14 años, por delitos de abuso sexual agravado por ser las víctimas menores de edad, además de producir, distribuir y publicar pornografía infantil, por fotos que les sacaron a sus compañeras y luego distribuyeron.

La Justicia tiene en su poder una serie de capturas de pantallas de un chat grupal que suelen usar los seis acusados. En distintas conversaciones, que se viralizaron en redes y mensajerías instantáneas, hablan de violar a sus compañeras, de someterlas sexualmente en grupo y hasta de “raptarlas”.

En esa línea, uno de los acusados propone secuestrar a una de sus compañeras: “Amigo, la raptamos a ... y listo. Nos la follamos”. Otro lo aprueba y agrega: “Si no, la atamos y le hacemos ver cómo nos la follamos a la hija de puta de ... Y mientras le pegamos”.

Captura de una de las conversaciones de los agresores que se viralizaron.

Por otra parte, en cuanto a las fotografías que les tomaban a sus compañeras, una de las menores cuenta en la causa cómo lo hacían.

“Aprovechaban que nuestra vestimenta es una pollera y cuando pasamos nos sacan fotos con el celular de abajo. Tienen un montón así. No podemos caminar tranquilas porque en cualquier momento te sacan una foto. Lo peor es que después se pasan las fotos entre ellos e, inclusive, las difunden en el chat donde también estamos nosotras. No les importa nada”, denunció la alumna.

La fiscal le pidió al juez que los alumnos acusados no concurran al colegio de manera presencial en lo que resta del año.

“Requerimos se dicte la prohibición de acercamiento a las víctimas y solicitar que se ordene al colegio Roque González que los menores mencionados continúen el 2do año en modalidad on line sin concurrencia a la escuela”, solicitó Alvarez.

Y es casi todo lo que se puede hacer contra los acusados debido a que, por tener 14 años, son inimputables.

Crónicas Policiales: todas las noticias de hoy