Que los delincuentes no tienen códigos es una verdad propia de los tiempos que corren. Esa cara de la moneda volvió a verse en las últimas horas, cuando un sujeto que era ayudado por el párroco y por los voluntarios de San Cayetano ingresó a la secretaría y se llevó una alcancía con las limosnas. El episodio ocurrió en la noche del jueves y ayer en horas de la tarde, el ladrón -que tiene antecedentes- fue apresado.

"Esto ocurre de vez en cuando. En este caso nos sorprende porque el ladrón era una persona que venía a la Iglesia y lo ayudábamos", dijo el padre Pepe, párroco de San Cayetano.

Mientras tanto, Gabriel, encargado de seguridad de la parroquia, comentó: "Cuando llegué a la mañana y vi que habían ingresado a la secretaría observé lo sucedido. Enseguida y gracias las cámaras de video identifiqué al ladrón".

Gabriel agregó que el delincuente hizo uso de una barreta para ingresar y luego fue directo al cajón donde se encontraba la alcancía con las limosnas. "Es un hombre al que aquí se lo ayudaba. Es más, había estado preso y me parece que ahora que lo detuvieron va a pasar un rato largo encerrado", agregó.

Quienes colaboran a diario con la parroquia se vieron conmocionados por el suceso. De todas maneras Gabriel comentó: "Esta es una zona caliente. En los últimos tiempos controlamos un poco lo que pasaba en el interior de la iglesia pero afuera el ambiente es difícil. Aquí en 4 meses hicimos 22 denuncias".

La iglesia de San Cayetano se encuentra sobre la calle Cuzco, a metros de la estación del barrio de Liniers y es frecuentada por miles de fieles los día 7 de cada mes. La celebración es en el mes de agosto cuando se convoca una multitud.