Un joven denunció que sufrió un robo en la estación de Don Torcuato del ferrocarril Belgrano Norte y que los delincuentes lo empujaron al andén, por lo que sufrió heridas en la cabeza, el rostro y la espalda.

Este episodio denunciado por Lucas Gabriel Massone, de 25 años, ocurrió el miércoles  y es posterior al que trascendió en las últimas horas y que tuvo como protagonista a una estudiante de Medicina, Brenda Bigiotti, de 27 años que terminó internada con traumatismos graves cuando quiso perseguir a un ladrón, cayó del vagón del mismo tren y en la misma estación.

El joven fue asaltado por un delincuente en el ferrocarril Belgrano Norte, que lo arrojó de una formación en la estación de Don Torcuato. En el mismo lugar, hace una semana, Brenda Bigiotti cayó de un tren al perseguir a un ladrón que le robó el celular. 

"Me quisieron robar, me empujaron y me chupó el andén", relató el joven, que regresaba de una entrevista de trabajo, en diálogo con Crónica TV. "Fue un milagro haberme salvado. Tengo la cara desfigurada. Tengo dos tajos en la cabeza y 20 puntos en la espalda", relató Lucas.

El chico contó que “la puerta estaba muy ocupada”, por lo que fue al furgón “para hacer más rápido”, donde “había seis o siete personas, de las cuales tres estaban tomando” bebidas alcohólicas.

"Se me acercó uno de ellos y me empezó a preguntar por la gorra, los lentes, que si le prestaba diez pesos", continuó el joven, quien añadió: “Me manoteó la gorra y los lentes, cuando reaccioné se me acercaron otros dos más, y mientras esperaba que frenara el tren para bajar, me empujaron”.

Lucas dijo que cayó "con la cabeza" y que luego de rodar unos diez metros, “la misma fuerza de la inercia con la que venía el tren” lo tiró hacia abajo y su cuerpo quedó entre el anden y una de las ruedas del tren: “Quince centímetros más para adentro y me cortaba al medio”, aseveró.
 

Por otro lado, el joven denunció que nadie lo atendió y que arriba del tren "no hay un sólo policía". "Una chica me dio una remera porque me sangraba la cabeza y un señor me prestó su teléfono", aseguró. 

"Los de Belgrano Norte ni siquiera saben mi nombre, no tomaron mis datos, nada, la Policía no me tomó la denuncia, y por parte de Ferrovías (la empresa concesionaria) tampoco se acercaron a pedirme un contacto para llamar, no me ofrecieron ni un trapo, ni un vaso de agua”, aseguró.

El joven manifestó que “no es la primera vez que pasa” y que estos episodios “están pasando a diario”, por lo que “se tendrían que tomar medidas y alguien va a tener que responder por esto”.

"No sé qué están esperando, hay que reforzar el sistema de seguridad en cada estación, porque viene muy pesada la cosa”,
opinó.

"Cayo abajo del tren cuando venía frenando, podía haber muerto, haber sido mutilado... Pero gracias a Dios solo fueron cortes... ¿Los delincuentes? Ahh no, ellos siguieron viajando en el tren tranquilos", denunció su mamá en Facebook. 

Las fuentes policiales aseguraron que el joven en ningún momento informó haber sido victima de un robo y “se retiró de la estación para hacerse asistir por sus propios medios”.

Además, explicaron que Massone le dijo a uno de los efectivos de la Policía Federal que custodia esa estación que había mantenido una pelea a golpes de puño con otro joven en el furgón del tren.