Un hombre ingresó al edificio donde vive con su novia y rompió a golpes el blindex de la entrada. Luego, con su propia sangre escribió insultos contra ella en la puerta de uno de los departamentos en la ciudad neuquina.

Cuando encontraron los vidrios rotos, los vecinos llamaron a la policía pudiéndose tratar de un hecho delictivo. Luego vieron los vidrios rotos, manchas de sangre en el ascensor, en los pasillos y los insultos contra la mujer en la pared.

Según los vecinos, el violento episodio ocurrió en la madrugada cuando el encargado del edificio terminó su turno de vigilancia nocturno.

La fiscalía de Homicidios de Neuquén realizó el allanamiento en el lugar del incidente por las alarmantes manchas de sangre.

La policía informó que salvando los daños, no hay una denuncia realizada por parte de la propietaria pero los vecinos planean realizar medidas legales para que el peligroso sujeto no se acerque al edificio.