El abogado Fabián Améndola, representante de la familia de Fernando Baéz Sosa, reveló que el juicio al grupo de rugbiers acusado por el homicidio permanece demorado, debido a que "las partes no se ponen de acuerdo" sobre si avanzar en forma "presencial o virtual", al tiempo que advirtió que "el sufrimiento" de sus defendidos "es diario y constante".

No obstante, destacó la actuación de la "la Fiscalía, el Juzgado y la Cámara de Dolores". Explicó que, como el asesinato ocurrió poco antes del inicio de la pandemia, la causa estuvo "paralizada unos dos meses", hasta que se pusieron en práctica "protocolos sanitarios".

Desde entonces, "lo de la Jusiticia ha sido absolutamente encomiable", porque "la causa ya está elevada a juicio", dijo Améndola.

Sin embargo, advirtió que, "por la pandemia, no todas partes están de acuerdo en realizar el juicio vía 'online'". Pero resaltó que, "en Capital (Federal) se están haciendo juicios mixtos: parte presencial y otra virtual".

El 18 de enero de 2020, Fernando Báez Sosa fue asesinado a golpes por un grupo de rugbiers a la salida del boliche “Le Brique”, de la ciudad balnearia de  Villa Gesell.

En principio, diez rugbiers fueron señalados como los presuntos homicidas, pero al poco tiempo dos fueron sobreseídos. Los ocho detenidos por el crimen permanecen alojados en la Alcaidía de Melchor Romero, aislados del resto de la población carcelaria.