A una semana de la llegada a la Unidad Penal de Dolores, los rugbiers imputados por el crimen de Fernando Báez Sosa (18) siguen sin acostumbrarse a la rutina del encierro. Tal es así que revelaron que no consumen comida de la cárcel sino que "esperan que se la traigan los padres".

A esto sumaron las constantes provocaciones que reciben por parte de otros internos, a quienes sólo cruzan cuando van a ducharse. En ese sentido, Máximo Thomsen (20) es el más señalado: "Te estamos esperando, rugbier", amenazan los presos, según informó la cronista del programa Crónicas de la tarde

Por otro lado, indicó que hay "buena relación" con los guardiacárceles, de "respeto", aunque mantienen "una postura altanera".

Además de Thomsen, están detenidos Alejo Milanesi (20), Juan Pedro Guarino (21), Ciro (19), Lucas (18) y Luciano (18) PertossiMatías Benicelli (20), Enzo Comelli (19), Blas Cinalli (18) y Ayrton Viollaz (20), quienes están imputados por el crimen de Báez Sosa, ocurrido el pasado 18 de enero a la salida del boliche Le Brique en la ciudad balnearia de Villa Gesell.