El 8 de junio de 2019, alrededor de las seis de la mañana, Román Darío Paz González de 29 años, volvía a su casa luego de trabajar a la noche en un bar del centro de la ciudad de Santiago del Estero

Cuando estaba en la avenida Roca y llegó a la intersección con la calle Jujuy vio una discusión entre tres sujetos. Frenó para ver qué estaba sucediendo y se dio cuenta que había dos jóvenes rugiers que estaban trompeando a un “trapito” que trabajaba en la zona. El trabajador les pedía a los agresores que “le pagaran el cuidado de su auto, mientras ellos se divertían en el boliche”. Román intervino en la pelea, pero los agresores lo golpearon a él también hasta dejarlo inconsciente.

Luego ser intervenido quirurgicamente dos veces en el cráneo a raiz de los golpes, haber quedado paralítico, y agonizar más de dos meses en terapia intensiva, el hombre de 29 años murió.

Los rugbiers fueron identificados y detenidos, y luego de varios meses, el juez de la causa dictó una condena a tres años de prisión en suspenso.

En diálogo exclusivo con Crónica HD, Yoana, la prima de Román, dijo: "Me parece vergonzoso la pena que le dieron a estos chicos por matar a una persona". Además, agregó: "Nos enteramos de la pena por los medios de comunicación, ni siquiera nos citaron".

Sin embargo, la familiar de la víctima contó que "hay posibilidades de anular el juicio y reabrir la causa", lo que renueva las esperanzas a la familia.

Mirá la nota completa