Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

La localidad bonaerense de Munro, en el partido de Vicente López, se convirtió en escenario de un suceso de dramáticas y tremendas características, ya que, luego de una cinematográfica persecución entre pesquisas policiales y 2 marginales, uno de los hampones tomó como rehén al conductor de un automóvil, a quien arrastró 100 metros como "escudo humano", para impedir el accionar de las autoridades. Finalmente, los servidores públicos lograron apresar al individuo, mientras que se procura establecer el paradero del otro forajido.

Al respecto, los voceros de los tribunales de San Isidro revelaron que los hechos, que sucedieron el jueves pasado, pero que se conocieron recién el sábado, comenzaron en el cruce de Esteban Echeverría y Virrey Olaguer y Feliú, a pocos metros de la ruta Panamericana, en el citado distrito, en el norte del conurbano provincial, cuando integrantes de la Policía Local de Vicente López trataron de identificar a 2 individuos, que viajaban a bordo de Ford Focus gris.

Sin embargo, al verse sorprendidos, los malvivientes emprendieron rápidamente la huida en el coche, a la que se agregaron, en tareas de apoyo, los miembros del Comando Patrulla (C.P.) de la zona.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, se originó una persecución hasta la esquina de pasaje La Victoria y Carlos Villate, donde uno de los chacales bajó del Ford Focus e interceptó un Renault Clio, que era conducido por un joven llamado Pablo Osvaldo, de 20 años.

Arrastrado una cuadra

Con audacia, dicho individuo tomó cautivo al muchacho, lo bajó del coche y lo utilizó de "escudo humano", arrastrándolo por la fuerza 100 metros, para impedir el accionar policial, aunque en Bernardino Rivadavia y Carlos Villate, el sujeto, llamado Juan Manuel, de 30 años, fue apresado por los servidores públicos, quienes lograron liberar ileso al rehén. El malviviente, a quien le incautaron un revólver 32 largo, vive en Capital Federal, pero se asegura que a su vez tiene un domicilio en Martínez.

Mientras tanto el restante individuo escapó en el Ford Focus, que apareció abandonado en Leandro N. Alem al 2.300, entre Manuel Belzú y Guillermo Marconi, en el mismo vecindario.

Algunos efectivos resultaron lesionados en la persecución.

Pesquisas policiales de la comisaría de Munro (3ª de Vicente López) realizan diferentes procedimientos con el objetivo de establecer el paradero del prófugo.