La víctima del ilícito, de 24 años, fue agredida en esta zona, en el oeste del conurbano bonaerense.

Por Fernando Vázquez 
fvazquez@cronica.com.ar 

Varios patoteros masacraron salvajemente a golpes a un joven de 24 años, en un tremendo suceso que se registró en la localidad bonaerense de Gregorio de Laferrere, en el partido de La Matanza. Los criminales, que se asegura emboscaron al muchacho a raíz de una venganza, lograron darse a la fuga y son buscados de manera intensa por los pesquisas policiales.

De acuerdo con lo revelado por los voceros de los tribunales de La Matanza, la infortunada víctima fue identificada como Federico Diego Quinteros, de 24 años. Trascendió que el hecho se produjo en el cruce de Coronel Montt y Tinogasta, a 200 metros de la ruta provincial 17, en el citado distrito, cuando los forajidos emboscaron al damnificado, oportunidad en la que se originó un terrible altercado en la vía pública.

La disputa finalizó en tragedia, porque los malvivientes agredieron sin piedad al joven, aplicándole golpes en diversas partes del cuerpo. Posteriormente los atacantes huyeron con rapidez y, en pocos minutos, se refugiaron en las calles del humilde vecindario, en el oeste del conurbano provincial. Momentos después, Quinteros tuvo que ser trasladado, de urgencia, al Hospital Zonal General de Agudos Diego Parossien, situado en la avenida Juan Manuel de Rosas (la Ruta Nacional 3) al 6000, en Isidro Casanova, aunque finalmente dejó de existir como consecuencia de la gravedad de sus heridas, ya que había sido duramente castigado por el brutal grupo de malvivientes.

Versiones aportadas por habitantes del barrio sostienen que el muchacho aparentemente se dirigía rumbo a su vivienda cuando fue agredido por los violentos homicidas. Según manifestaron los informantes, los funcionarios de la Justicia dialogaron con los familiares de Quinteros para averiguar los móviles del ilícito.

¿Venganza?

Al respecto, los testigos dijeron que algunos días atrás la víctima del ilícito había mantenido una acalorada reyerta con los delincuentes y, por dicho motivo, los investigadores consideran que los marginales habrían actuado por venganza, estimándose además que los mismos se habrían escondido en alguna villa de emergencia del distrito. Intervino en la causa la Unidad Temática de Homicidios del departamento judicial de La Matanza.