Los dos vehículos protagonistas del singular episodio (La Mañana de Neuquén).

Una locura se desató en la capital neuquina, cuando el conductor de un vehículo pensó que quien manejaba otro coche lo estaba encerrando y sin dudar no sólo rompió de un puñetazo una ventanilla, sino que lo ahorcó por unos instantes.

Un joven de 20 años manejaba una camioneta fletera y delante de él un hombre con su familia circulaban en un auto Ford. Detrás del joven, en otro auto, iban su mamá y su hermano menor, de 14 años. Todos circulaban por la calle Belgrano y Fotheringham.

Según el relato de los conductores y testigos, el joven de 20 se adelantó al auto ya que éste iba a baja velocidad, y la camioneta se le desviaba porque la cubierta delantera del lado izquierdo estaba pinchada y totalmente desinflada. Sin embargo, la familia del Ford interpretó que “lo estaba encerrando” y su conductor reaccionó de la peor manera.

El hombre se bajó del auto, se acercó a la camioneta y, sin mediar palabras, rompió la ventanilla del conductor de una trompada y le dio otra al parabrisas. Acto seguido, entre gritos e insultos, agarró al joven del cuello y lo ahorcó por unos segundos.

Adolescente agredido
En medio de esa desesperante situación, la mamá y su hermano frenaron y se bajaron de su auto. El menor de 14 años se acercó al hombre para intentar frenarlo, pero también recibió golpes y terminó con sus lentes rotos. Por su parte, la familia del Ford manifestó que iban camino al hospital con un bebé de 9 meses que tenía problemas respiratorios.

“Cuando el hombre le estaba pegando a mi hijo menor, estaba la policía y no hicieron nada”, denunció la mujer, enojada. En el lugar se vivió un clima de mucha tensión ya que los integrantes de las familias se insultaban entre sí e intentaban golpearse. En el hecho debieron intervenir casi diez policías para intentar calmar a las personas, y dos ambulancias del SIEN asistieron a los heridos.