Carlos Emanuel Ortiz, de 18 años, uno de los presos fugados de la comisaría de la localidad bonaerense de Villa Ballester y acusado del crimen del comerciante Eduardo Herrlein, se entregó este martes a la Justicia.

Acompañado por su abogado defensor, Jorge Borgo, el joven, quien ante la prensa negó tener responsabilidad en el homicidio de Herrlein, pasadas las 11 ingresó a los tribunales de San Martín custodiado por dos policías.

Ortiz se escapó el domingo junto a otros seis detenidos de la seccional segunda de San Martín, situada en el boulevard Ballester 164, de Villa Ballester.

El joven había sido apresado el 19 de junio pasado junto a un cómplice, acusado de haber matado seis días antes Herrlein, de 61 años, en un asalto en su local de venta de zapatillas de Villa Ballester.

"Me acusan injustamente, me ponen nervioso... Estoy sin palabras por lo que me acusan, de lo que dicen en la televisión. Me entregué porque quiero hacer las cosas bien, que se haga justicia", balbuceó Ortiz en la puerta de los tribunales.

En diálogo con C5N, el joven justificó su fuga porque "estaba un poco apretado y tenía miedo" en el momento que sus compañeros de celda se escaparon. "Me tuve que escapar, estaba con el corazón en la boca, tenía mucho miedo", insistió Ortiz.

Por su parte, su abogado explicó que los presos "decidieron fugarse" y Ortiz, por miedo "a ser lastimado o represalias por sus propios compañeros". Y agregó: "Después tomé contacto con él y su familia, y tomó la decisión correcta de entregarse y estar a derecho".

Fuente: DyN