Dos "rompevidrios" chilenos que habían sido detenidos el viernes aprovecharon el traslado de otro preso para fugarse de la fiscalía de la localidad bonaerense de  Martínez, donde iban a ser indagados.

Se trata de Marcelo Alfonso Quiñones y Roberto Morales Villegas, quienes estaban alojados en sus celdas de establecimiento ubicado en Cuyo y Av. Fleming, a la espera de ser indagados.

Cuando otro detenido fue trasladado, decidieron forzar una reja, romper una puerta y escapar. La persecución provocó un choque en el que resultaron heridas dos mujeres.

La Policía busca intensamente a los prófugos en Capital Federal y Gran Buenos Aires