Valentina Urbano tenía 16 años y murió por una sobredosis de cocaína. Dos hombres, la abandonaron en la puerta del Hospital Municipal San José de Campana, e intentaron escapar cuando fueron aprehendidos por la policía.

Valentina llegó sin signos vitales al Hospital.

Ayer, un tercero, llamado Darío “Chapu” Guzman se presentó de manera espontánea y también quedó detenido siendo tres en total los hombres mayores que quedaron en custodia por la muerte de la menor.

Ernesto Gómez, abogado de este último, contó que su defendido no estuvo en el lugar con las menores, pero que sí vio a Valentina descompensada. "Cuando me contacta mi defendido, me comenta que lo habían nombrado y que quería ponerse a derecho porque no tenía nada que ver con la muerte de la joven", comenzó explicando. 

Y sobre los hechos, relató: "mi defendido estaba con un amigo. Cayó una tercera persona con dos chicas, pero a los cinco minutos se van los tres. Al, rato este hombre lo llama al amigo de mi cliente, diciendo que una de las chicas se descompuso y que vayan a ayudarlo".

Según agregó Gómez, su cliente quiso arrancar el auto pero no tenía batería. "Tiene coartada porque pasó un remisero y le hizo puente para darle batería", agregó. Ya repuesto el auto, se dirigieron al domicilio donde estaba el hombre con las dos chicas: "El amigo de mi cliente baja del auto, sube al departamento y los dos bajan con la chica en brazos desmayada".