El asesinato de Leandro Alcaraz, el colectivero de la 620 que fue ultimado de dos tiros en La Matanza, puso en tela de juicio la seguridad de los choferes y la cantidad de hechos delictivos menores que ocurren en el transporte público. 

Según un informe elaborado por la Comisión Nacional de Familiares de Víctimas del Transporte Público (CNVTP), unos 18 robos violentos se registran cada día a bordo de colectivos del conurbano bonaerense.

Del relevamiento se desprende que en el Gran Buenos Aires existen unos 550 casos por mes, lo que representa un incremento interanual del 175% en esta clase de episodios, con una enorme cantidad de pasajeros y choferes que son víctimas de la escalada delictiva.