Fue capturado en esta cuadra de Bella Vista. (Google Street View)

Un joven de 18 años fue secuestrado cuando volvía en bicicleta a su casa de la localidad bonaerense de Bella Vista por al menos cuatro hombres que se lo llevaron cautivo en una camioneta y lo liberaron horas después sano y salvo en la zona de Ituzaingó, informaron fuentes policiales.

Si bien durante las cuatro horas que duró el cautiverio los secuestradores exigieron alrededor de 300 mil pesos como pago del rescate, la madre del joven capturado aseguró que no se pagó ninguna suma de dinero porque los delincuentes "se dieron cuenta" que no tenían dinero, y negó que el hecho esté relacionado a un ajuste de cuentas.

Las fuentes dijeron que el hecho comenzó cerca de las 21 de ayer en el cruce de las calles Lima y Perú, en esa localidad del partido de San Miguel, cuando Nahuel Zurco (18) regresaba a su casa a bordo de una bicicleta y fue sorprendido por dos hombres que lo empujaron, lo hicieron caer y lo amenazaron con armas.

Según contó un testigo, los delincuentes lo obligaron a subir a una camioneta tipo Kangoo, en la que aparentemente había otros dos cómplices y se lo llevaron cautivo.

Por su parte, Mabel, la madre de Nahuel, dijo el viernes manaña que "lo tuvieron todo el tiempo con una capucha, asi que no pudo ver nada".

La mujer contó que la captura de su hijo fue vista por un chico del barrio que fue quien les contó a los pocos minutos lo que le había pasado a Nahuel.

"Nos enteramos por ese chico. Fue todo muy rápido porque enseguida llamamos al 911 y la policía se puso a buscar una camioneta Kangoo", relató a la prensa.

En tanto, los secuestradores llamaron a uno de los hermanos de Nahuel, de nombre Jonathan, para decirle que lo tenían secuestrado y le exigieron unos 300 mil pesos para liberarlo sano y salvo.

Con el paso de las horas, los captores bajaron sus pretensiones y hasta dieron una prueba de vida de Nahuel, aunque finalmente lo liberaron en Colombia y Schweitzer, de la localidad bonaerense de Ituzaingó, en el oeste del conurbano, aparentemente sin el pago de rescate.

Fuentes policiales dijeron que sospechan que el caso no tiene que ver con un secuestro común, sino que está relacionado a algún tipo de ajuste de cuentas.

Según los pesquisas, antes de liberarlo, los secuestradores le dijeron a los familiares "esto es por los cinco kilos que te robaste", aunque esa versión fue rechazada por la madre del joven secuestrado.

"No pagamos rescate. no se pagó nada. Lo largaron porque no teníamos plata, se dieron cuenta que no teníamos nada", dijo Mabel y afirmó que la hipótesis del ajuste de cuentas "es totalmente falso" y que se trató de un hecho "al voleo".

La mujer contó que durante el cautiverio, su hijo estuvo encapuchado dentro de un auto y que en cierto momento lo llevaron a una casa, donde lo tuvieron "un rato, hasta que lo volvieron a hacer subir en la camioneta, lo llevaron hasta una esquina y le dijeron 'bajate'".

"Nosotros somos una familia normal, tengo cinco hijos, soy viuda, y tenemos dos pollerías", dijo la mujer, quien agregó que Nahuel "trabaja con su hermano y hace changas".

El hecho es investigado por personal de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) de San Miguel y por el fiscal federal de Tres de Febrero, Paul Starc.

Fuente: Télam