Fausto, uno de los presos de la comisaría tercera de Merlo donde los internos organizaron un motín por la detención de un sujeto con el que no querían compartir celda, denunció las condiciones inhumanas en las que viven en el calabozo. "La comisaría está muy poblada de presos y que hay detenidos hasta en los baños", aseguró en diálogo con un canal televisivo. 

"No tenemos arma blanca. Nosotros acá pasamos hambre y no tenemos luz. La gorra (en referencia a la policía) está tirando balas de goma a todos. Somos 26 'pintas' (presos) en tres celdas y nos tiraron una tarima de madera para dormir. Acá en la comisaría esta todo mal, cada vez que viene nuestra familia la tratan como perros y nosotros somos presos y tenemos derecho como presos", expresó Fausto.

"Estamos cagados de hambre. Hoy nos pasaron un paquete de fideos para seis pinta, eso no es humano, estamos viviendo como perros y la gorra sigue metiendo presos", agregó. 

Al ser consultado por los motivos que desencadenaron el motín, Fausto explicó: "Todo fue porque la gorra había metido un preso que le había robado el celular a una mujer embarazada y le metió un tiro en la panza y estando embarazada y por eso el tema, la gorra ensució la cancha".