Sorprendente caso de violencia de género en Santiago del Estero. Una joven se encontraba tranquila en su casa, era de noche y decidió ir al baño, el cual no está integrado a la vivienda por lo que debió salir de ella. Cuando estaba por llegar, un hombre agazapado en la penumbra la tómo fuertemente por detrás, resultó ser su ex pareja. Ambos habían terminado la relación meses antes.

Ante la negativa de la joven de 27 años, el hombre decidió tomarla del cuello y cuando ella intentó zafarse recibió varios golpes de puño. Por si fuera poco tomó una chalina que llevaba ella para abrigarse e intentó ahorcarla con la prenda.

A pesar de la presión ejercida sobre su cuella la joven consiguió gritar y alertar a su hijo, quien descansaba en la casa. El adolescente salió y al ver la escena decidió forcejear con el violente y logró rescatar a su madre.

El acusado, que fue identificado por la policía como Juan Carlos Pereyra, se dio al a fuga.

La víctima comentó después que se había separado de este hombre precisamente por las agresiones físicas que recibía. Al parecer Pereyra insistía constantemente retomar el vínculo. La Dra. Ximena Jerez, fiscal de la Unidad de Violencia de Género e Intrafamiliar quien ordenó que se busque y se aprese a este hombre.