“Romina sigue igual, está muy grave. El médico me dijo que la van a trasladar a un hospital especializado en quemaduras. Tiene más del 80% de su cuerpo comprometido”, contó Gisela Videla, hermana de la mujer de 37 años víctima de violencia de género, que permanece internada en el Hospital Alejandro Korn de Melchor Romero.

El lamentable episodio ocurrió el sábado a la 1.30 de la mañana en calle 519 entre 184 y 185 de Melchor Romero. La fiscal Eugenia Di Lorenzo está a cargo de la investigación por “incendio, amenazas y homicidio agravado por mediar violencia de género en grado de tentativa”.

“Ellos estaban juntos. Él siempre fue violento con mi hermana, todos los vecinos lo saben. Ella se ha tenido que escapar varias veces y llegaba toda golpeada lo de mi papá”, relató Gisela al medio Info BLANCO SOBRE NEGRO y agregó: “Cuando ella no daba más se escapaba. Nos ha contado que la tenía encerrada pero después volvía porque él decía que se arrepentía, que no iba a tomar más y que lo perdonara”.

“Ellos estaban juntos. Él siempre fue violento con mi hermana, todos los vecinos lo saben. Ella se ha tenido que escapar varias veces y llegaba toda golpeada lo de mi papá”. 

Sobre el incendio, relató: “En la casa había once personas, salieron todos ilesos y hasta el auto pudieron sacar pero mi hermana quedó adentro. Un vecino nos contó que le preguntó a Carrizo si había alguien más adentro y él le dijo que no había más nadie pero mi hermana estaba adentro. La sacaron cuando escucharon gritos”, reveló el medio.

“Carrizo limpió toda la casa antes de que llegaran los peritos. Al otro día estaba tomando con sus amigos y limpiando el terreno como si nada. Los peritos no pudieron analizar que pasó porque habían sacado todo”, continuó contando al medio local.

Sobre las pruebas del intento de femicidio, Gisela mencionó: “Una vecina ya declaró que mi hermana había ido horas antes a pedirle el celular prestado para llamar a mi otro hermano porque Carrizo la había amenazado con prenderla fuego. Eso fue a las 9 de la noche. Mi hermano le dijo que no podía recibirla por la cuarentena y porque además ella siempre se iba y después volvía”.

El acusado simuló que se trataba de un incendio accidental.

“Después ella volvió a buscar a la más chiquita porque Carrizo no se la quería dar y en ese momento creemos que la encerró y prendió fuego la casa. Solamente quedaron paradas las paredes de material porque el resto era de madera y se prendió fuego todo”, detalló.

Las llamas cobraron gran magnitud y provocaron que se acercasen una gran cantidad de vecinos. El acusado por el intento de femicidio simulaba que se trataba de un incendio accidental y pidió ayuda para salvar algunas pertenencias.

“Los vecinos me contaron que en un momento todos se empezaron a preguntar dónde estaba mi hermana. Escucharon gritos y no sé si la sacó un vecino o un bombero. Carrizo estaba alcoholizado y simulaba como que no sabía que había quedado Romina adentro”, explicó la hermana de la víctima.

Minutos después, Gisela se topó con Carrizo en la guardia del Hospital Alejandro Korn. “Llegó con el brazo y la cabeza vendada como si también se hubiese quemado. Le pregunté qué había pasado y cómo habían salido todos menos mi hermana. Estaba borracho, me dijo que no sabía y se fue. Nunca lo atendieron en el hospital”, remarcó.

Y continuó: “Al otro día cuando hice la denuncia en Abasto y fui en el patrullero que lo fue a buscar para que declare. No tenía una venda ni nada, así que la noche anterior había simulado estar quemado pero no tenía nada. Fue todo premeditado. Declaró y lo soltaron pero después la fiscalía ordenó su detención. Espero que no lo larguen más porque mi hermana está peleando entre la vida y la muerte”.

Gisela pidió aclarar que su hermana sólo estaba en la vivienda únicamente con su hija de 2 años y que el resto de los niños son hijos del hombre. Además señaló que ellos no impulsaron la campaña que circula en Whataspp solicitando mercadería, ropa y dinero.

noticias relacionadas

Ver más productos

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Protegete del Coronavirus: cómo hacer máscaras faciales

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Crónicas de retórica: un libro indispensable para ayudar a otros

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

Kisse el libro de Marley para chicos y grandes

El Atlas de Camisetas

Los fanáticos del fútbol tienen un Atlas

Salí protegido: máscara facial protectora

Salí protegido: máscara facial protectora

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Alberto Fernández: todo el mundo le atiende el teléfono

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

Cronishop abre sus puertas a comercios y PYMES

¡Ayudá a los que más te necesitan!

¡Ayudá a los que más te necesitan!

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Alberto Fernández: lo que todos quieren saber

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Los libros que todos los famosos y políticos leen

Ver más productos