El dueño de la carnicería en la que este sábado un empleado suyo fue asesinado a balazos por dos delincuentes pidió que “haya justicia” por el crimen del hombre, a quien recordó como un “amigo muy querido en el barrio” porteño de Palermo

"Tengo un dolor bárbaro por el chico que era muy compañero, muy amigo, íbamos a todos lados juntos, lo voy a sentir mucho”, expresó a la prensa el carnicero en la puerta de su comercio, en cuya persiana colocó un cartel con la leyenda “cerrado por duelo”. 

El hombre señaló que la víctima, identificada como Miguel Ángel Rodríguez (40), tenía que abrir el local a las 16 pero éste se adelantó media hora. 

"No sé si no les quiso dar lo que había en la caja o si para que no se lleven nada reacciono mal”, dijo el propietario de la carnicería, quien agregó que la recaudación “fuerte” se la había llevado al mediodía, por lo que a la hora del homicidio había poco dinero. 

El comerciante añadió que su carnicería tiene cámaras de seguridad y que a través de las imágenes la Policía podría identificar a los dos delincuentes que tenían puesto “gorro”. "Es la primera vez en diez años que entraron a robar, pero acá un sábado a la tarde es tierra de nadie”, sostuvo el hombre, quien se enteró del hecho cuando llegó al lugar y vio a la Policía, tras lo cual sintió que se le “paraba el corazón”. 

Según su testimonio, “él era un pibe muy querido en el barrio”, vivía solo y hacía un año que le dio trabajo “para que gane unos pesos más” porque cobraba una pensión. "No sé si voy a aguantar, no voy a resistir acá adentro. Ojalá haya justicia por la familia, a la que puse todo a su disposición, y por mí mismo para quedarme tranquilo”, concluyó.

El homicidio ocurrió el sábado alrededor de las 16, en la carnicería y verdulería "San Francisco", ubicada en Arévalo 1483, cuando dos asaltantes armados ingresaron con intenciones de robo.

Rodríguez, único empleado del comercio que estaba en el local intentó resistirse y fue baleado por uno de ellos. Tras el asalto, un cliente que asistió a Rodríguez llamó a la Policía y a los pocos minutos acudieron a la carnicería dos ambulancias del Sistema de Atención Médicas de Emergencias (SAME), cuyos profesionales intentaron reanimar al herido pero certificaron que estaba muerto.

Fuentes policiales informaron que los testigos escucharon dos disparos, mientras que los ladrones escaparon del lugar sin consumar el robo.

Fuente: Télam