Surgió una nueva modalidad delictiva en la ciudad de La Plata: los “willy-chorros”. Los delincuentes entran a las casas mediante un método muy espectacular: elevan la rueda delantera de su moto haciendo el clásico “willy”, pero para chocar con violencia contra la puerta hasta abrirla. Se registraron en las últimas horas nada menos que cuatro casos en la zona céntrica de esa ciudad bonaerense y se sospecha que se trataría de una misma banda.

Todo sucedió entre las 4 y las 5 de la madrugada de ayer, cuando la mayoría de las víctimas dormían. Los primeros casos ocurrieron en calle 22 entre 59 y 60, y en 60 entre 21 y 22, con apenas 50 metros de distancia. Una de las víctimas, identificada como Stella Maris, contó que sintió dos fuertes golpes en la puerta de su vivienda y por eso -dijo- “salté de la cama y empecé a gritarle a mi familia que llamaran a la policía”. Los ladrones, que eran entre dos o tres, destrozaron la mitad inferior de la abertura de madera, contó la víctima, que vive sobre la calle 22.

Los delincuentes lograron ingresar así a su casa, pero como vieron que había gente adentro, huyeron sin robar nada. De acuerdo con la investigación, esos mismos delincuentes intentaron ingresar de la misma forma a otra casa de la misma manzana, aunque de allí tampoco se llevaron elementos sustraídos.

El raid de los “willy-chorros” no terminó allí y fueron a una casa de 55 y 29. De todas maneras, tampoco pudieron robar nada de esa tercera propiedad porque la pareja empezó a gritar y la abertura quedó parcialmente trabada por un pasador y por la fuerza que hicieron las víctimas.

“Escuché una tremenda explosión y saltamos todos de la cama. Era un griterío, un descontrol. La parte de abajo de la puerta quedó destrozada”, dijo la dueña de la casa a la policía. La mujer tuvo que improvisar una falsa puerta con un mueble y una biblioteca para no quedar expuesta.

Pocos minutos después y a diez cuadras de distancia, en calle 45 entre 30 y 31, una mujer que dormía con sus pequeñas hijas también se despertó con el estruendo en la puerta. En este caso, los delincuentes sí entraron y “arrancaron un televisor, con cables y todo, que hizo que se cortara la fase y nos quedáramos sin luz”, explicó la mujer a la prensa.

De todas maneras, como empezó a sonar la alarma, los ladrones huyeron. La víctima, que se identificó como Verónica, no alcanzó a ver a los ladrones, aunque le dijeron que, además de la moto, “había dos autos de apoyo”.