Por Fernando Vázquez
fvazquez@cronica.com.ar

Dos oficiales de la Policía de la Provincia de Buenos Aires lograron salvar la vida de un niño, de 4 años, quien se ahogaba luego de haber tragado tres monedas, en un dramático caso que ocurrió ayer en la localidad bonaerense de Chascomús.

Los voceros del departamento judicial de Dolores revelaron a cronica.com.ar que los hechos se produjeron en Aristegui al 1300, cuando Micaela Beroy, de 35 años, y su hijito, se desplazaban, en un vehículo, presuntamente rumbo a un centro asistencial, oportunidad en la que la mujer vio a un patrullero.

De acuerdo a lo manifestado por los informantes, la señora descendió del rodado, con su hijo Alvaro, de 4 años, en brazos, y les dijo a los oficiales Fabiana Fernández y Dardo De Oar, que el chico había comenzado a ahogarse, aparentemente mientras se hallaban en el domicilio familiar, situado en Julián Carmona al 100, en el mismo distrito.

Trascendió que, de inmediato, los servidores públicos le efectuaron al pequeño una serie de maniobras de reanimación y, de esta manera, consiguieron que expulsara tres monedas, que había tragado en forma accidental.

Con rapidez, los policías condujeron a la mujer y al menor al Hospital de Chascomús, donde los médicos del nosocomio comprobaron que el nene se hallaba en buenas condiciones de salud.

Autoridades de la Estación de Policía de Chascomús y de la Superintendencia de Seguridad de la Región Atlántica Uno se encargaron de supervisar los diferentes procedimientos.